Europa, suspendida en renovablesLa inversión en energía renovables es importante en Europa, pero no suficiente. Según un reciente informe publicado recientemente por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE), se necesitaría casi un milagro para que la Unión Europea alcanzase su Objetivo 2020 en renovables. En concreto, hasta 14 de los 27 estados miembro de la UE no cumplirán con los objetivos prefijados en penetración de ernovables, es decir, más de la mitad incumple, con lo que resulta clamoroso que se trata de una asignatura pendiente.

La conclusión está clara: en energías renovables, más la mitad de los países la UE no alcanzará el Objetivo 2020. Recordemos que la UE se comprometió en 2009 a situar en el 20 por ciento la cuota de energías limpias en el escenario energético para finales de la segunda década del siglo.

Europa, suspendida en renovables
Después del jarro de agua fría, necesario y fiel a la realidad, el estudio incluye recomendaciones que podrían salvar la situación. Aunque no son muy originales a la hora de aconsejar qué hacer para remediarla, lo cierto es que tampoco hay muchas más opciones. Para la red de europarlamentarios de Eurofores, impulsores de las energías limpias en el viejo continente y autores del estudio, la solución no es otra que más gasto en renovables.

Se necesita más financiación

Así es, el informe “2020 RES Scenarios for Europe Report” deja bien claro que si seguimos al ritmo actual, el desarrollo de las renovables será insuficiente para cumplir ese objetivo del 20 por ciento de penetración en el conjunto de la UE de manera uniforme en todos y cada uno de sus países miembros. Y el fracaso general viene por parte de una larga lista de naciones que andan rezagadas, entre los que se encuentra España, entre otros muchos, como Grecia, Chipre, Malta, Portugal, Francia, Países Bajos, Reino Unido, Bélgica, Eslovaquia, Hungría, Chequia, Polonia y Letonia.

Europa, suspendida en renovables
Por su parte, Finlandia, Alemania, Esolvenia e Irlanda están en una situación complicada que hace temer que puedan alcanzar el objetivo, por lo que fácilmente podrían engrosar la lista de países que tampoco lo cumplirán.

Al margen del impacto mediático del informe, su razón de ser no es otra que intentar sensibilizar sobre la cuestión a los órganos decisores. De hecho, no es casualidad que se haya presentado días antes de la celebración del próximo Consejo Europeo, que tendrá lugar esta semana (del 23 y 24 de octubre), y del que se espera mucho, pues se trata de un encuentro decisivo en el que los jefes de gobierno decidirán el futuro energético europeo para los próximos tres lustros.

Europa, suspendida en renovables
El estudio insiste en que se necesita una política favorable a las energías limpias, que las promocione destinando recursos económicos y creando un marco legislativo “predecible y estable”, que mire hacia 2030 y sea “vinculante, ambicioso y efectivo”:

Para que los estados miembro de la Unión alcancen sus Objetivos 2020 es esencial asegurar un marco legislativo estable y predecible a escala nacional y evitar cualquier cambio retroactivo o retrospectivo respecto de los actuales marcos.

España, un gran futuro si cambia de política

El informe hace referencia a España en sus recomendaciones, expresando su convencimiento de que una reorientación de la política en materia de renovables podría hacer una gran diferencia. No sólo sacaría al país del grupo del farolillo rojo, sino que incluso podría convertirnos en un país exportador de energías renovables para el resto de los países miembros. El liderazgo español en energías renovables sería factible, a su juicio. Eurofores no duda en criticas las medias retroactivas que aprobó el gobierno en menoscabo de las renovables, creando un contexto “impredecibles e inestable” que desincentiva las inversiones. Sólo un cambio drástico de apoyo a las renovables podría mejorar las cosas, concluyen. Dicho queda.