Evitar choques entre ballenas y barcos
Un año más, comienza la campaña de búsqueda de rorcuales y cachalotes en el Estrecho de Gibraltar, desde el Cerro del Tambor. Es el quinto año que se organiza este evento. Se enmarca dentro de los planes de conservación de especies de cetáceos migradoras en el mediterráneo peninsular, desarrollado por Circe (Conservación, Información y Estudio sobre Cetáceos) y cuenta también con el apoyo de la Fundación Biodiversidad. Este proyecto ha sido reconocido por la revista Red Life como una de las diez mejores ideas para salvar la naturaleza.

El estudio de los movimientos migratorios del rorcual común (un tipo de ballena) a través del Estrecho y las zonas de alimentación del cachalote se realiza para tomar medidas que eviten las colisiones con las embarcaciones. El estudio se llevará a cabo en el Parque Natural del Estrecho. Este proyecto se viene realizando dos veces cada año, en campañas de primavera-verano y otoño-invierno.

El año pasado fueron vistos veinte rorcuales desde esta plataforma terrestre. También se produjeron dos avistamientos de cachalote. En 2009, fueron veinticuatro. Gracias a estos avistamientos y un programa se seguimiento (llamado Cyclops) se pueden establecer las rutas principales de estos mamíferos marinos a través del Estrecho, conocer por dónde pasan y a qué velocidad lo hacen. Con esos datos se elaborará un plan con el objetivo de evitar las colisiones entre rorcuales, cachalotes y las grandes embarcaciones que cruzan el Estrecho.

Dentro del proyecto, también hay una campaña de búsqueda de orcas en las aguas de Barbate, Cádiz, tanto desde tierra como desde mar. El proyecto trata de acoplar las rutas que siguen los cachalotes con las rutas que siguen las grandes embarcaciones y evitar que coincidan.

Se hace en esta época del año porque es cuando el rorcual común migra a través del Estrecho desde el mar Mediterráneo hacia el océano Atlántico. Más de cincuenta voluntarios han llegado de lugares como Francia, Alemania, Suecia, Estados Unidos, Inglaterra, Italia, China y el país que los acoge, España, para realizar el trabajo de campo, aprendiendo las técnicas de detección y seguimiento de estos grandes mamíferos marinos desde tierra. La campaña finalizará el 24 de julio.