Exterminio de leones en Sudáfrica
Los leones sudafricanos están siendo sacrificados para que, con sus huesos, se elaboren supuestas pócimas con poderes sexuales para los hombres. Es un comercio brutal que está dañando la imagen de Sudáfrica como destino turístico. Diversas organizaciones piden que se ejerza presión sobre el Presidente del país, Jacob Zuma, para que detenga esta cruel actividad y prohíba el comercio de huesos y órganos de león.

En realidad, este ataque a los leones viene desencadenado por la prohibición internacional de la venta de huesos de tigre, que ha provocado que las mafias busquen una nueva presa. En Sudáfrica, los leones son criados en terribles condiciones de cautiverio para suplir la caza por encargo de turistas que pagan miles de dólares para una actividad de dudosa legalidad.

Reputados expertos han señalado que los huesos de león que sacan de esas granjas depredadoras son exportados y utilizados para elaborar medicinas y bebedizos en Asia. Es un negocio que está creciendo. Los expertos temen que, si siguen subiendo los precios, incluso los leones salvajes, de los que sólo quedan unos 20.000 ejemplares en África, se vean también amenazados por la caza furtiva.

La organización Avaaz tiene una idea para detener el exterminio de los leones: mostrar al Presidente Zuma que el brutal comercio está dañando la imagen de Sudáfrica como destino turístico para que prohíba e ilegalice el comercio de huesos de león. Dicha organización está lanzando una campaña publicitaria en aeropuertos, páginas web turísticas y revistas. Pero también piden la ayuda de todos para lograr un millón de firmas en contra del comercio de leones. Se puede firmar aquí.

Ya se consiguió con el tigre. Ahora los comerciantes fabrican remedios fraudulentos con partes de leones para ganar dinero. Los leones pueden ser los siguientes, tras los tigres y los rinocerontes, en encontrarse en peligro de extinción. Hay que pararlo cuanto antes.