La extracción de petróleo en Canarias implica riesgo de vertido, reconoce Repsol
El ministro de Industria, Energía y Turismo del Gobierno de España, José Manuel Soria, apoya el proyecto de Respol para extraer petróleo en aguas de las islas Canarias, desoyendo la mayoritaria opinión de los habitantes de las islas, que se han posicionado en contra de este tipo de proyectos y a favor de las energías renovables porque temen un vertido de petróleo que arruine la costa canaria y su más importante sector económico, el turismo.

¿Pecan de pesimistas los ciudadanos canarios? Todo lo contrario. La propia empresa Repsol ha reconocido en un documento que existe riesgo de vertido. En el peor de los casos, podrían producirse manchas de crudo en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria, un “riesgo ambiental y social” real.

Son palabras extraídas del Informe de Impacto Ambiental elaborado por la propia empresa petrolera. Incluso reconoce que se podría producir alguna explosión en las plataformas. Entonces, ¿de qué sirve el Informe de Impacto Ambiental si se sigue adelante con el proyecto aun sabiendo que supone un grave peligro para la región? Es una mentira más de las que usan las grandes empresas y los gobiernos que las apoyan para ganar millones de euros dañando el medio ambiente.

Para el Cabildo de Lanzarote, este proyecto supone una amenaza sin precedentes en la historia de Canarias. Por su parte, el ministro de Turismo, Industria y Energía, haciendo méritos para un futuro puesto en el Consejo de Administración de Repsol (la famosa puerta giratoria), afirma que la extracción de crudo en Canarias no supone ningún riesgo para el sector turístico de la zona.

Famosas playas turísticas llenas de petróleo

La extracción de petróleo en Canarias implica riesgo de vertido, reconoce Repsol
El documento de Repsol reconoce que un derrame de crudo afectaría gravemente a las islas de Lanzarote y Fuerteventura y, moderadamente, a la costa este y sur de Gran Canaria. Todo dependería de las mareas y los vientos dominantes. Se podría llegar a una situación en la que llegarían entre 40 y 70 gramos de petróleo por metro cúbico de agua a Lanzarote. Fuerteventura se vería aún más afectada, con manchas de 80-90 gramos por metro cúbico.

En Gran Canaria, famosas y concurridas playas como la del Inglés y Maspalomas, recibirían entre 30 y 40 gramos por metro cúbico de agua de mar contaminada con petróleo. La marea negra llegaría hasta la playa de Las Canteras o la costa sur de Tenerife. También la costa africana corre peligro.