Facilitar la inversión en energía solar
Cualquiera que invierta en energías renovables recuperará su inversión gracias al ahorro en la factura de electricidad en unos cuantos años. El problema es que pocos poseen ese capital inicial que les permita invertir, por ejemplo, en una instalación de placas solares para el tejado de su casa y, con la situación económica actual, quien se atreva a presentarse en un banco para pedir prestado ese dinero lo más probable es que lo único que consiga sea una risotada en su cara.

Simpa Networks es una empresa que nace con la intención de paliar este “fallo” del sistema. Su objetivo es que más gente tenga acceso a la tecnología renovable, respaldando el riesgo. Permitir a todos acceder a la energía solar, una fuente de energía sencilla, ecológica y renovable.

El sistema es vender placas solares a consumidores de mercados emergentes. Los clientes sólo han de hacer un pequeño pago inicial para obtener un sistema de energía solar fotovoltaica y pagar el resto con un porcentaje de la electricidad consumida que no podrá usar, sino que se venderá a la red. Cuando se pague el sistema por completo, la distribución de energía se abre para que toda la energía sea para el usuario. Han llamado a este modelo compra progresiva.

Simpa Networks va a comenzar a promover este sistema en zonas deprimidas de la India. Competirá con otra fuente de energía contaminante, pero que se puede pagar sobre la marcha: el queroseno. Y que, además, no supone una inversión. Se paga, se consume y se vuelve a pagar cuando se necesita más. No es una forma sostenible de usar la energía.

Los responsables de esta innovadora idea creen que la gente sí quiere apostar por las energías renovables y limpias. Pero hay que facilitarles las cosas. Por ello, fijarán la inversión al mismo nivel de precios que el queroseno. De este modo, obtendrán la misma cantidad de energía para sus hogares por el mismo precio, pero será una energía limpia y, una vez pagada la inversión, las placas solares serán de su propiedad.

Las instalaciones solares pueden tener una vida útil de entre 25 y 30 años. Para que salga rentable, por tanto, sólo habría que pagar la instalación antes de ese periodo de tiempo.