Fascinantes imágenes de gotas de agua
La belleza de la naturaleza puede presentarse del modo más sencillo e inesperado y, al mismo tiempo, sofisticado, tal y como muestran estas fotografías que captan la maravilla de unas simples gotas de agua de lluvia en estado líquido y congelado.

Las increíbles instantáneas han sido capturadas por un fotógrafo ruso que más bien parece un pintor de la naturaleza a nivel microscópico. Con sus lentes macro, Andrew Osokin atrapa el delicado equilibrio del agua, que consigue mantenerse en forma de gotas o de pequeñísimos globos gracias la inestable tensión de su superficie.

Pareciera que en cualquier momento pudiera deshacerse el embrujo, romperse la magia si la gravedad hiciera ceder el agua en un instante, quizás ayudada por una ráfaga de viento o por un leve soplo de aire, incluso. Un precario equilibrio de lo acuoso y cristalino que, de forma grácil, sensible, Osokin eleva a la categoría de arte.

Fascinantes imágenes de gotas de agua

Un arte natural

Las imágenes macro se tomaron en los alrededores de Moscú, dejando constancia de que la madre Naturaleza es una extraordinaria artista, sin demérito del autor, por supuesto. Su trabajo fotográfico, de hecho, siempre gira en torno al mundo natural más oculto y logra captar “la belleza del entorno a una escala que normalmente no apreciamos”, afirma.

Gracias a su obra descubrimos la diversidad casi infinita que adoptan las gotas de agua en la naturaleza: caprichosas y armoniosas, forman una cadena de perlas perfectas con un reflejo diamantino, ensartadas o suspendidas en hilos de telas de araña o, por ejemplo, se nos aparecen sobre las frágiles y pequeñísimas ramas de plantas , exhibiendo su majestuosidad con naturalidad y sutileza, creando un universo único.

Fascinantes imagenes gotas de agua 10
Algunas de las imágenes captan gotas en estado de semicongelación que parecen auténticas joyas, mientras que otras reflejan colores iridiscentes con inefables brillos purpúreos. Y en todas, sin excepción, este mago moscovita logra transmitir una hermosa sensación de pureza, con un resultado abrumador.