Feldheim, pueblo alemán con independencia energética
Un mix de renovables, tales como la solar, la eólica y el biogás, satisfacen por completo las necesidades de una aldea alemana llamada Feldheim, todo un ejemplo de la decidida actitud del país germano en inversión en energías ecológicas.

En efecto, si Alemania va lanzada con su política verde, que busca prescindir de las centrales nucleares a marchas forzadas, este pequeño pueblo simboliza el objetivo que se va camino de cumplir tan sólo dentro de unos años: utilizar única y exclusivamente fuentes renovables.

Lógicamente, lograrlo a tan pequeña escala es mucho más sencillo que hacerlo a nivel nacional, pero no por ello deja de tener su mérito, sobre todo porque este entusiasmo de Feldheim por las energías verdes se ha producido casi por generación espontánea.

Electricidad mucho más barata

Si este pueblecito de 150 habitantes situado a 60 kilómetros de Berlín se ha convertido en un faro de luz en el neblinoso y oscuro panorama de las renovables ha sido gracias a la increíble evolución que ha tenido desde 1990, cuando se instaló una primera turbina de viento.

Desde entonces, el camino hacia las renovables se convirtió en una veloz carrera, en la que empezaron a multiplicarse las turbinas de viento hasta superar de largo el número de casas que hay en el pueblo.

La evolución culminó en 2010, cuando los habitantes aportaron 3.000 euros por cabeza para construir su propia red eléctrica, lo que les permitió establecer precios por debajo de los del mercado. Ahora pagan un 30 por ciento menos de electricidad.

Feldheim, pueblo alemán con independencia energética
Eso sí, hay que decir que el fuerte viento de la zona ha animado a la instalación de turbinas, cuya producción se complementa con la generada por energía solar y una fábrica de biogás que convierte en calor el estiércol de cerdo y el maíz.

Actualmente, el gran objetivo en Feldheim es construir instalaciones de almacenamiento de energía capaces de satisfacer la demanda de dos días completos. Todo un reto, sin duda.