Florida combate los mosquitos con drones
Un grupo de personas manejan pequeños aviones teledirigidos, los famosos drones. Parece que están jugando. Pero no. En realidad, están combatiendo una plaga de mosquitos que está sufriendo la región de los cayos de Florida, en Estados Unidos. No es ninguna broma: los insectos pueden transmitir peligrosas enfermedades.

De momento, la iniciativa está en fase de pruebas. La empresa, llamada Florida Keys Mosquito District, ha asegurado que, si el vuelo de prueba es un éxito, comprará, por 65.000 dólares, una aeronave no tripulada similar a la que usa una empresa de contrato de suministro del ejército canadiense para misiones de reconocimiento en Afganistán.

El objetivo principal es encontrar y acceder a las zonas donde los mosquitos ponen sus huevos: zonas de agua poco profundas poco accesibles para el ser humano. Una vez localizadas dichas zonas, se rociarán con insecticidas especiales para larvas. En realidad, es la región de los pantanos de Florida, lo más difícil es localizar los mosquitos y sus lugares de crías. Una vez localizados, exterminarlos es fácil.

Pero el proyecto tiene un beneficio secundario: ahorrar dinero. El presupuesto para la institución se reduce y se buscan métodos para ahorrar, aunque puede ser a costa de reducir la plantilla actual de cuarenta inspectores. Se trata de cubrir una misma área con menos gente.

Transmisores de enfermedades mortales

Florida combate los mosquitos con drones
El modelo de drone Maveric puede volar durante 90 minutos a una altura de 200 pies (unos 60 metros), de modo que puede vigilar las islas de Florida, desde Cayo Largo a Key West. La idea es que el avión, gracias a una cámara de infrarrojos, detecte los criaderos de mosquitos y mande la información a un inspector, que se ocupará de llegar al lugar y echar el insecticida con uno de los cuatro helicópteros de la agencia.

Hay varias especies de mosquitos en la región, pero el más peligroso es el Aedes aegypti, que puede transmitir enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue, que pueden llegar a ser mortales.

También se quiere probar otro método alternativo: enviar cientos de miles de mosquitos machos genéticamente modificados que convertirían a las hembras en estériles.