Ford ahorra agua en su proceso de producción
La empresa automovilística Ford quiere iniciar el 2012 esforzándose por cuidar el medio ambiente. Para ello, tiene planes para reducir la cantidad de agua utilizada en el proceso de fabricación de sus vehículos. La eficiencia no sólo hay que llevarla a cabo en lo que a iluminación y energía se refiere, sino también en todo el proceso de fabricación, empezando con un recurso tan valioso como es el agua.

El agua es esencial para la vida en el planeta. Es algo que a veces olvidamos porque la encontramos en todas partes: en los ríos, en el mar, cuando llueve, en fin, cada vez que abrimos el grifo ahí está, magia, agua corriente al instante. Pero lo que no vemos son las toneladas de agua que son necesarias para elaborar todo tipo de productos, desde alimentos hasta, como en este caso, coches. Ford se ha puesto un objetivo a este respecto: disminuir la cantidad de agua utilizada para fabricar un vehículo en un 30% para el 2015 respecto a la cantidad de agua que se utilizaba en 2009 (al igual que se hace con las emisiones de carbono, cuya reducción se calcula con un año de referencia).

Ford empezó esta ecológica medida a principios de siglo. Entre los años 2000 y 2010, la empresa redujo su uso global del agua en un 62%, es decir, más de diez millones de galones o, lo que es lo mismo, casi 40 millones de litros de agua. Esa cantidad de agua es la que usan cien mil hogares de los Estados Unidos cada año.

Una de las primeras plantas en poner en práctica la medida es la planta ubicada en el desierto de Sonora, en México, que duplicó su producción entre 2000 y 2010, factoría donde se fabrican modelos como el Ford Fusion, el Fusion Hybrid y el Lincoln MKZ.

Ojalá otras empresas tomen ejemplo y reduzcan el uso de agua en su proceso de producción. El agua será un recurso cada vez más valioso este siglo XXI.