Fotografías de desastres meteorológicos en México
A partir del 8 de noviembre, en la estación Zaragoza, línea uno del Sistema de Transporte Colectivo Metro de México DF, se celebra la exposición “México, con el agua hasta el cuello”, que reúne fotografías y vídeos sobre los impactos que han supuesto las intensas lluvias durante este año 2010 en, por lo menos, once estados de México.

La exposición ha sido posible gracias al apoyo de los medios de comunicación y tiene como objetivo mostrar los efectos del cambio climático y los desastres que se pueden producir en diferentes regiones del país americano. Los fenómenos meteorológicos, que están aumentando en frecuencia e intensidad, están destruyendo regiones que antes no sufrían los devastadores afectos de las lluvias, dejando daños irreparables, miles de damnificados y, lo peor de todo, la pérdida de vidas humanas.

De acuerdo con la Conagua (Comisión Nacional del Agua), 2010 ha sido el año más húmedo desde 1941 y lo prueba los daños que se han vivido en Baja California, Estado de México, en el Distrito Federal, Guerrero, Oaxaca, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Veracruz, Tabasco y Chiapas.

Sin ir más lejos, los impactos que dejó el huracán Alex en Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León superaron ampliamente los daños causados por el huracán Gilberto en 1998. Las precipitaciones de este año en Chiapas fueron mayores que las que cayeron en la región durante 2005 y 2007 juntos. Así mismo, Veracruz, Oaxaca y Tabasco han sufrido constantes inundaciones por el paso de los huracanes Karl, Mattew y Paulette. En Tabasco es el cuarto año de inundaciones consecutivas y cada vez es mayor la vulnerabilidad de la población ante las constantes precipitaciones que arrasan con todo.

Las pérdidas no son sólo humanas, también económicas. La suma de los daños registrados en las entidades mencionadas superan por mucho los estimados en el presupuesto del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) para 2010. Los recursos destinados a esta partida se agotaron en los primeros tres meses del año y se ha tenido que realizar una reasignación de presupuesto para atender las emergencias, pero aún falta dinero para la reconstrucción de las zonas y la atención a la población.