Fotografías del nacimiento de un delfín mular en libertad
En las Islas Canarias (España), la tripulación de una embarcación dedicada a la observación de cetáceos en aguas del sur de Tenerife ha fotografiado, por primera vez en la historia, el momento en el que un delfín mular en libertad alumbra a su cría. Las imágenes fueron tomadas a finales de agosto por Erik Bos, guía oficial de la embarcación Flipper, en el tramo comprendido entre la bahía de Masca y Juan López.

El delfín mular, mientras le observaban desde la embarcación, curvó su espalda. Algo iba a ocurrir. Erik Bos preparó su cámara y encuadró. Disparó la cámara y ahora existen dos fotografías del mágico momento. Después, al barco se alejó para que madre y cría tuviesen la tranquilidad que precisa un momento así.

En las semanas posteriores al feliz acontecimiento, se pudo ver al pequeño delfín nadando junto a su madre. No es la única delfín con crías que nadan a su lado. Ni la única especie: también hay crías de ballenas piloto al sur de Tenerife, una zona donde habitan varias especies de cetáceos.

Se ha bautizado a la nueva cría como Pollito, en homenaje a una caleta situada frente al lugar donde se produjo el alumbramiento y conocida como “El pollo”. La cría de delfín medía apenas setenta centímetros de longitud al nacer.

Vidal Martín, presidente de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC), señaló que los cetáceos de la zona están acostumbrados a la presencia de embarcaciones, algo que facilitó la toma de las históricas fotografías. Esta institución canaria se encarga, desde 1999, del seguimiento continuo de la población de delfines mulares en las islas, un proyecto que proporciona información valiosísima para, en un futuro, financiar proyectos a largo plazo.

La SECAC, entre otras acciones, está realizando un censo de la población de delfines mulares. Se han censado entre seiscientos y setecientos ejemplares de la citada especie en aguas canarias y han descubierto que los delfines mulares tienen muy poco movimiento entre las islas, es decir, que no se mezclan los que viven cerca de Gran Canaria, con los que habitan Tenerife, Fuerteventura o Lanzarote. Con este comportamiento han conseguido un patrón genético único. Por tanto, es esencial que existan políticas de conservación, como el establecimiento como Lugares de Interés Comunitario que otorga la Unión Europea, para preservar estas especies.

Otra explicación de la poca sociabilidad de esta especie de delfín es que habitan en una zona con suficientes recursos naturales para no verse obligados a desplazarse a una gran distancia para obtener comida y otras necesidades vitales. Por tanto, hay que proteger su hábitat. Para ello se va a desarrollar el Proyecto Zec-Tursiops, impulsado por la Fundación Biodiversidad, con el objetivo de determinar el estado del conocimiento de las poblaciones de la especie en el archipiélago canario y valorar las amenazas que puedan afectar al mantenimiento de un estado de conservación favorable.