Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
Gracias a los vídeos grabados con cámara oculta en los mataderos franceses, las cosas podrían cambiar en el país vecino. Bombardear las conciencias con este tipo de cintas es el objetivo. y en eso andan los defensores de los derechos de los animales.

“La fuerza de las imágenes es indiscutible, provocan tomas de conciencia instantáneas”, apuntan desde la asociación animalista L214. Su último vídeo, difundido en su web, lo demuestra, sin duda. En él se muestran los brutales maltratos infligidos a animales en el matadero de Mauléon (Pirineos Atlánticos).

Su difusión ha pillado al país consternado por un vídeo anterior no menos dramático, esta vez sobre la producción del foie gras en otro matadero galo, de la misma asociación. Tras su difusión, ambos mataderos han sido temporalmente cerrados, pero el objetivo de los defensores de los animales es mucho más ambicioso.

Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
La pregunta es inevitable: ¿son casos aislados o realmente los mataderos son un lugar donde morir es casi lo menos grave? O, lo que es lo mismo, después de ver hasta qué punto se puede llegar en estos centros de sacrificio el gran interrogante se centra en la falta de garantía sobre el cumplimiento de las normativas.

Un escándalo tras otro

El impacto que han supuesto los vídeos ha creado un estado de opinión pública favorable a las demandas de las ONGs, y éstas no han dudado en subirse a la cresta de la ola para poner sobre la mesa el problema que ello representa si se quieren respetar unos mínimos derechos de los animales.

Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
Lógicamente, los ciudadanos también tienen un problema de conciencia que, al margen de una mayor o menor empatía, para muchos no resulta demasiado “agradable” a la hora de comerse un filete.

Y, cómo no, la cuestión es universal, un talón de Aquiles en el sistema de producción ganadera de todo el mundo. No en vano, se cuentan por centenares, miles incluso, los vídeos de denuncia de este estilo, grabados en muy distintos países. Sin embargo, solo con la irrupción de la era digital la difusión de los mismos consiguen una concienciación hasta ahora impensable.

Bardot pide cámaras en los mataderos

Tras saltar el escándalo, Brigitter Bardot, desde hace años entregada a la causa animalista, ha reclamado cámaras de vigilancia en los mataderos. Solo así podremos evitar estas “actuaciones abominables”. En palabras de la ex sex symbol francesa:

Exigimos cámaras desde hace mucho tiempo. Es necesario que las instalen en todos los mataderos. El único modo de impedir la crueldad, en defecto de cerrar todos los mataderos. Solo así se detendrán los suplicios infligidos a animales que van a morir. Es vergonzoso para un gobierno francés del siglo XXI dejar que se produzcan estas torturas. Es inhumano e increíble.

Bardot lamenta que no se haya reaccionado antes, en alusión al escándalo similar que se conoció hace poco más de un mes. Sus víctimas fueron animales de granja sometidos a las normas de la ganadería bio. También en esta ocasión fue un terrible vídeo de la L214, difundido a mediados de febrero y grabado en el mes de octubre anterior en el matadero Alès, en Vigan.

Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
Su violencia extrema consternaron al país e incendiado las redes sociales en todo el mundo, pero la respuesta institucional fue demasiado laxa, opina Bardot. “Después de lo que hemos descubierto en la última ocasión deberían haber reaccionado de otro modo”, se lamenta. Por contra, a juicio de la activista, se ha procedido con una tremenda laxitud por parte de los poderes públicos.

“Denunciamos alto y fuerte la indiferencia que muestra con este caso el ministerio de Agricultura después del escándalo de Alès y deberían haber tomado medidas”. Al no haberse hecho, la situación sigue siendo la misma, y “nos encontramos en la mismas condiciones abominables de entonces”.

L214, en pie de guerra

El cierre de los mataderos sería la primera opción, qué duda cabe, pero el activismo ha de actuar con los pies en el suelo, adaptando las demandas a lo posible, sin renunciar de forma teórica a un utópico mundo feliz, libre de maltrato animal de todo tipo.

Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
Así las cosas, la grabación de vídeos clandestinos está revelándose como un arma de gran eficacia. Es un recurso habitual en el mundo animalista para defender los derechos de los animales, pero no siempre se obtienen los resultados esperados. Más allá de una respuesta viral y del eco mediático que puedan alcanzar, lógicamente, se busca presionar para la aprobación de nuevas leyes o de medidas que garanticen un mayor control mediante inspecciones.

Haber destapado dos escándalos de crueldad en mataderos en un breve lapso de tiempo ha encendido las alarmas. Si bien en el primer caso no se observó una reacción institucional decidida, después del segundo la reacción ha sido algo mayor.

Francia, en pie de guerra contra la crueldad en los mataderos
Aunque los animalistas esperan más, mucho más, -y realmente se necesita ese mayor avance-, lo cierto es que se han producido reacciones interesantes a nivel gubernamental. Por ejemplo, según un comunicado del ministro de Agricultura, los dos vídeos difundidos por L214 muestran “prácticas intolerables” que resultan “indignantes”.

El ministro ha pedido a los prefectos, representantes de los departamentos galos, a realizar inspecciones inmediatas para “conocer el estado de la protección animal en el conjunto de los mataderos del país”. También ha expresado su decisión de clausurar aquellas instalaciones que incumplan la normativa vigente en el ámbito de los derechos de los animales.