Fraude en el sector fotovoltaico español
El Ministerio de Industria pretende perseguir el fraude fotovoltaico. Por un Real Decreto se investigará, en una primera fase, unos 800 megavatios sospechosos de estar en condiciones irregulares (lo que supone una cuarta parte del total de 3.300 MW inscritos) para valorar si merecen seguir recibiendo la prima de ayuda al sector. La inspección, que llevará a cabo la Comisión Nacional de la Energía (CNE), se centrará en las plantas inscritas poco antes del 28 de septiembre de 2008, fecha en la expiró el marco retributivo del Real Decreto 661/2007, en el que se contemplan unas primas casi 465 euros por cada megavatios hora (MW/h), una subvención muy superior a la actual. Aquel cambio regulatorio creó un efecto llamada para la creación de nuevas plantas, muchas de ellas irregulares.

Si se aprueba el nuevo decreto, el regulador podrá pedir a las plantas sospechosas documentos de aduanas, facturas, certificados de instalación, fotografías o cualquier documento que pueda demostrar que la planta funcionaba correctamente en el momento de su inscripción. Desde la apertura del expediente, la CNE tendrá 45 días para solicitar los documentos, y el promotor, dos meses para presentarlos. Si, tras la inspección, se demuestra la irregularidad de la planta, y sin perjuicio de otras medidas administrativas o incluso penales, al propietario se le retirará la prima y se le retribuirá en el mercado como si fuese una instalación eléctrica convencional. Además, se le obligará a devolver con intereses de demora todas las primas recibidas desde septiembre de 2008 y, si desea regresar al sistema de subvenciones, tendrá que volver a realizar todos los trámites para el prerregistro de asignación, lo que puede suponer entre tres o cuatro años de espera. Además, a estas plantas irregulares se las inscribirá en una subsección nueva del prerregistro, que será pública. Sin embargo, habrá otra posibilidad para los arrepentidos o los que duden de su situación, que tendrán la posibilidad de devolver lo cobrado y esperar al prerregistro evitando la apertura del expediente y sus consecuencias

El dinero que se recaude con las devoluciones de primas pasará a la caja única de la CNE, con la que se financian costes regulados como transporte, distribución y las propias primas. Así, la medida repercutirá en un menor déficit de tarifa.