Futuro energético insostenible
O, lo que es lo mismo: no hay futuro de ningún tipo. Los combustibles fósiles se agotarán tarde o temprano. Y eso si el ser humano resiste las consecuencias del cambio climático. Así lo ha advertido la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que ha señalado que el mundo se encamina hacia un futuro energético insostenible si los gobiernos no toman medidas urgentes para optimizar los recursos disponibles.

Estas declaraciones fueron hechas en Londres, donde la AIE presentó su informe anual. El organismo internacional augura un incremento de un tercio de la demanda de energía en los próximos 25 años. Ello requiere inversiones para evitar la escasez de recursos y un peligroso aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y, por tanto, una aceleración del cambio climático.

Las palabras de Maria van der Hoeven, directora ejecutiva de la Agencia, ponen en guardia a toda la humanidad:

Cada vez queda menos tiempo, pero aún se pueden tomar medidas. Hay que actuar ahora.”

Según la AIE, de aquí al 2035 se necesitaría una inversión mundial de 38.000 millones de dólares en infraestructura energética para satisfacer la creciente demanda, que, en un 90% por ciento, provendrá de países emergentes como China o India. Además, dos tercios de esa inversión en infraestructuras energéticas habrá que hacerla en estados de fuera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

China se convertirá en el mayor consumidor de energía del mundo en 2035, aunque Estados Unidos continuará siendo el primero en cuanto a consumo per cápita.

El economista jefe de la Agencia, Fatih Birol, ha dicho que, en 2035, la dependencia de combustibles fósiles se reducirá del 81% actual hasta un 75%. Pero el petróleo continuará siendo la principal fuente de energía y, por si esto fuera poco, es probable que aumente el uso del carbón.

Se calcula que, dentro de 25 años, las energías renovables constituirán un 15% del suministro. Y esto si se incrementan los subsidios hasta 250.000 millones de dólares en el periodo. En la actualidad, es el petróleo el que recibe 409.000 millones.

No vamos por buen camino. Vamos directos a la catástrofe.