Gadgets pequeños pero de gran impacto medioambiental
Cada vez se fabrican dispositivos electrónicos, tabletas, reproductores, gadgets y teléfonos móviles de tamaño más pequeño, son ligeros y pueden guardarse discretamente en un bolsillo, pero estos ‘juguetes’ electrónicos tienen importantes impactos medioambientales. Todo comienza desde su fabricación, la cual requiere la extracción de minerales que generan emisiones de CO2 y el ciclo termina cuando deben someterse a procesos de reciclaje. En definitiva, estos aparatos tienen todas las características para no ser el regalo elegido por los defensores del medio ambiente.

Son aparatos miniatura, con un aspecto casi superficial, pero tienen un impacto medioambiental tremendo. Comenzado para extraer pequeñas cantidades de minerales se deben de deforestar hectáreas de bosques y espacios naturales. Diversas organizaciones han atacado la el increíble despilfarro de materia primas que requiere la fabricación del iPad de Apple. Según un estudio reciente, en términos de gases de efecto invernadero, la compra de equipos electrónicos representa ya más del 7% de las emisiones anuales de un ciudadano francés, más de la mitad de las cuales vienen de televisores.

Por otro lado, se critica la importante tasa de renovación de estos aparatos (cada dos años para los teléfonos móviles), lo cual plantea el problema de que muchos de ellos se tiran cuando aún pueden ser útiles. Con la excusa de que la tecnología avanza muy deprisa, cosas todavía perfectamente servibles son cambiadas por productos más nuevos. De modo que no se aprovecha al máximo todos los recursos disponibles.

Recordar que estos aparatos cuyos componentes son fuente de contaminación, no deben dejarse en basureros clásicos, sino en lugares de reciclaje especiales para que puedan ser tratados como es debido y minimizar el daño al medio ambiente.