Generar energía jugando al fútbol
Conseguir electricidad verde y gratuita a patada limpia es posible gracias a Soccket, un balón de fútbol que utiliza la energía cinética de un modo eficiente.

Tras un periodo de creación de prototipos y demás fases de prueba, por fin la Fundación Uncharted Play lanza su pelota capaz de aprovechar la energía que recibe con cada pase, paradón o chupinazo para que muchas comunidades pobres puedan tener acceso a fuentes de energía fiables, económicas y, por supuesto, también ecológicas.

Sus creadores son un grupo de alumnos de la Universidad de Harvard, y su mecanismo para capturar y almacenar la energía cinética que se crea cada vez que se golpea la pelotita se encuentra pendiente de patente.

Tres horas de luz

Yendo a lo práctico, este curioso ingenio puede generar tres horas de energía eléctrica con sólo 30 minutos de juego. Así, su uso para alimentar una pequeña lámpara LED durante todo este tiempo es perfecto para que los mismos niños que juegan puedan luego estudiar o hacer sus tareas escolares en casa con esta luz. Y, cómo no, su uso se extiende a cualquier otra necesidad que se tenga en hogares donde no hay electricidad.

¿Pero, cómo funciona este invento? En su interior tiene un péndulo pequeño que aprovecha la energía del movimiento mediante un generador conectado a una batería recargable. Por lo demás, el balón es resistente al agua y jugar con él no supone una diferencia sustancial con respecto a los balones convencionales.

Generar energía jugando al fútbol
El Soccket ya se ha probado con gran éxito en distintas zonas marginales de América del Norte y América del Sur, y actualmente se está aumentando la producción para poder llevar energía a aquellos que más lo necesitan. Para lograr que el fútbol sea un modo de diversión que mejore la calidad de vida ayudando a combatir las penas y penalidades de la pobreza, tanto dentro como fuera del campo. Todo un inventazo.