Gestión sostenible de las plantaciones de palma en Borneo
Los magníficos bosques tropicales de Borneo están siendo diezmados por la tala indiscriminada, especialmente, para plantaciones de palma aceitera. Los bosques de la tercera isla más grande del mundo son quemados y arrasados ​​en las últimas décadas. En el estado malasio de Sabah, un alto funcionario está luchando para revertir la tendencia gestionando de forma sostenible sus bosques.

Sabah supone alrededor del 10% de Borneo. Las plantaciones de palma aceitera proliferan. Los bosques que quedan están degradados. Los ríos son de color marrón por el barro. Uno de sus bosques, el de Yayasan Sabah, está dirigido por una fundación estatal que va a supervisar la tala selectiva del bosque y usar los beneficios que produce para impulsar programas de salud y educación.

En teoría.

En la práctica, los políticos han usado el bosque Yayasan Sabah para enriquecerse, financiar sus campañas políticas y premiar a sus clientes. El 75% de Yayasan Sabah ha sido explotado. Yayasan Sabah sólo conserva fragmentos de su bosque primario de tierras bajas, mientras que los ingresos de la fundación para la salud y la educación casi se han agotado.

“Yayasan Sabah ha sido una caja registradora para los políticos”, denuncia un funcionario de alto nivel. “Yayasan Sabah tiene un área enorme, pero es casi insolvente porque todo el dinero de la madera ha sido usado por los políticos para sus propios fines”.

El director de la actividad forestal para el estado de Sabah, Sam Mannan, está tratando de cambiar esta situación e impulsar la reforestación. Su plan es convertir el 10% de Yayasan Sabah en plantaciones sostenibles de palma aceitera para generar ingresos y, luego, gradualmente, hacer lo mismo con el resto de las plantaciones. No sabemos si tendrá éxito. Pero es un paso muy importante para la preservación de la biodiversidad de Borneo. Y puede convertirse en un ejemplo para el resto del país y, en general, para todo el sudeste asiático.