Google enfriará servidores con agua de mar
Las grandes empresas informáticas tienen que guardar una cantidad ingente de datos. Esos datos se encuentran almacenados en servidores, a los que se puede tener acceso desde cualquier parte del mundo a través de Internet. Pero esos servidores se calientan a causa de su propio funcionamiento y necesitan refrigeración constante para seguir funcionando. Eso supone, lógicamente, un gasto energético brutal.

La empresa Google es una de esas compañías que necesita numerosos servidores de datos: pensemos en la cantidad de datos que necesita para las cuentas de correo electrónico, los vídeos, las fotos, las búsquedas que realizan todos sus usuarios por todo el planeta, los archivos de Google Docs, en fin, datos, datos y más datos. En su constante (y últimamente abrumadora) búsqueda de nuevas fórmulas medioambientalmente responsables, Google va a probar a enfriar alguno de sus servidores con agua de mar.

Google está experimentando este nuevo sistema de enfriamiento de los centros de datos en el ubicado en Hamina (Finlandia). Allí quiere, además, disminuir en lo posible el consumo energético y usar las energías renovables para la generación de electricidad.

Dicho centro de datos fue, en tiempos, una fábrica de papel. Así, la idea es aprovechar el sistema de enfriamiento que ya está instalado. Por ese sistema se quiere llevar agua de mar para enfriar las salas donde se encuentran los servidores. Pero queda por resolver un problema: el agua, después de realizar el recorrido, se calienta, y no se puede devolver al mar a una temperatura muy superior a la que salió, ya que eso causaría un impacto ambiental negativo. Google está realizando pruebas para lograr un sistema más eficiente.

La responsabilidad medioambiental del gigante informático no se detiene: bombillas LED de bajo consumo, apuestas por las energías renovables, construcción de la torre solar más grande del mundo… cuando todo esté a pleno rendimiento, el ahorro en energía (y en dinero) va a ser enorme.