Grandes atascos, mucha contaminación
Según la empresa de productos y servicios de navegación TomTom, Madrid es la ciudad española donde se producen los atascos más largos, especialmente los lunes, con una media de 87,14 kilómetros en hora punta, es decir, de las ocho a las nueve de la mañana. También señala la misma empresa que, en Madrid, los atascos se van reduciendo mientras avanza la semana, hasta que llega el viernes y, entre las 15 y las 16 horas, se alcanza una media de unos 100 kilómetros de retenciones. Cabe señalar que en los atascos urbanos es cuando más gases contaminantes emiten los coches.

La situación en Barcelona no es muy diferente. Según los datos de TomTom, la peor hora para circular en coche en dicha ciudad es entre las 8 y las 9 de la mañana y la longitud máxima de atascos en esta ciudad es de 64,6 kilómetros, que se da los martes por la mañana. A diferencia de Madrid, la ciudad condal apenas sufre retenciones los viernes, con atascos que no superan los 30 kilómetros.

En otras ciudades españolas más pequeñas y con menos habitantes también se molestos atascos. En Sevilla, el momento de la semana con mayor congestión en la circulación es el lunes entre las ocho y las nueve de la mañana, con retenciones de hasta 15,4 kilómetros. El segundo peor momento de la semana es el viernes entre las 15 y las 16 horas. Como vemos, y como cabría esperar, la relación entre los atascos y la jornada laboral es muy estrecha.

TomTom ha lanzado un nuevo servicio, denominado HD Traffic, que permite a los conductores recibir la información de tráfico en tiempo real para evitar los atascos. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera con la moderna tecnología es posible evitar quedar parado y rodeado de coches, contaminando el aire de la ciudad. La única solución es dejar el coche en casa.

Después de este estudio, los ayuntamiento de las ciudades citadas (y muchas otras) deberían concentrar todos sus esfuerzos en potenciar en esas horas puntas mencionadas arriba un transporte público rápido y eficiente. El objetivo está claro: que entre las 8 y las 9 de la mañana muchos ciudadanos se decidan a no coger el coche.

Se agradece a TomTom el estudio y la nueva tecnología, pero la solución es prescindir del coche.