Granjas verticales: agricultura urbana
Del campo a las ciudades. Los pequeños agricultores prefieren trabajar en las ciudades apostando por los huertos urbanos, rascacielos invernadero y granjas verticales. La solución más rentable sería cultivar a lo alto. La construcción de estas granjas en las ciudades evitaría el uso del transporte y acercaría a los consumidores todo tipo de productos agrícolas, garantizando el suministro a una población cada vez más numerosa. Se estima que a mediados de este siglo, el 80% de la población mundial vivirá en ciudades, por eso se van a tener que ofrecer más productos frescos a todos los consumidores.

Además, los nuevos sistemas de construcción y las nuevas tecnologías favorecerían a una producción mucho más eficiente durante los 365 días del año, sin depender de las temporadas, condiciones meteorológicas o los fertilizantes químicos. Dichos edificios se podrían autoabastecerse de energía renovable y agua de lluvia para regar las plantaciones. Los expertos aseguran que una granja vertical podría ser entre cuatro y seis veces más productiva que una normal.