Greenpeace despliega una pancarta en un Zara de Madrid (vídeo)
Los chicos de Greenpeace han vuelto a hacer una de las suyas. Pero esta vez no se han ido a una lejana plataforma petrolífera. Esta vez protestan en la capital de España, Madrid, donde han colgado un enorme cartel en una de las céntricas tiendas de la cadena de moda Zara.

Greenpeace invita a todas las personas a observar la ropa que visten y reflexionar sobre su procedencia y sobre su método de elaboración. ¿De dónde provienen los materiales de los que está hecha la ropa que llevas? ¿Quién ha trabajado y en qué condiciones para que tú te la puedas poner?

Según la organización ecologista, algunas marcas de moda utilizan los ríos como si fueran sus desagües privados, convirtiéndolos en ríos envenenados. Además, en algunos casos, se usan sustancias químicas peligrosas, persistentes y que provocan trastornos en la salud de las personas, en especial, pueden cambiar el sistema hormonal. Y, por supuesto, también pueden causar graves daños a los ecosistemas.

La moda no debe dañar el planeta. La ropa no debe mezclarse con sustancias tóxicas. Las empresas del sector no pueden actuar sin un mínimo de transparencia informativa de sus actividades. La ropa que nos viste no puede ser causa de contaminación en el agua, ni debe diseñarse con obsolescencia programada (sí, también la ropa) para que dure poco. Una temporada, en realidad, ya que cada año, las marcas de ropa sacan nuevas prendas con nuevos diseños.

La campaña Detox de Greenpeace denuncia el uso de sustancias químicas peligrosa en el proceso de fabricación de la ropa. Ha presentado un informe en el que se han analizado fábricas textiles y contaminación del agua. La investigación incluye veinte marcas internacionales de moda y 141 prendas vendidas por esas marcas, tan importantes como Zara, Calvin Klein, Levi’s, Mango o Tommy Hilfiger.

Greenpeace pide a la marcas que eliminen esas sustancias químicas peligrosas de sus vertidos al medio ambiente y de sus productos. Para demostrarlo, no hay otro camino que ser transparentes y dar a conocer lo que cada uno de sus proveedores está vertiendo al medio ambiente desde sus fábricas.

Ya se ha logrado que siete grandes marcas internacionales (Puma, Nike, Adidas, H&M, M&S, C&A y Li Ning) se comprometan en este sentido. Pero quedan muchas otras. Como se lee en el cartel desplegado: “Zara, únete a la moda sin tóxicos”.