Groenlandia era verde hace millones de años
Dormía bien fresquita y conservada, bajo una inmensa sábana de hielo, pero llegó la hora de despertar. ¡Riiiinggg, sonó el despertador! El sueño de esta bella durmiente ha sido perturbado, si bien se prolongaba demasiado, aunque también es cierto que en tiempo geológico tres millones de años son poco más que una siestecita.

¿Pero, quién la ha despertado? No ha sido el deshielo, sino un equipo internacional de científicos quienes interrumpieron el sueñecito de una tundra ya milenaria, que permanece intacta bajo la superficie de hielo de Groenlandia.

La sorpresa de estos príncipes modernos fue mayúscula cuando allí debajo encontraron suelo orgánico en todo su esplendor. Su emoción fue tal que bien hubieran podido besarlo, y quién sabe si no lo hicieron. Sea como fuere, a la tundra no hizo falta ningún gesto de amor para volver a la vida, pues simplemente los glaciares que lo preservaban no habían acabado con ella.

En contra de lo que suele ocurrir, el antiguo paisaje se ha conservado a lo largo de más de tres kilómetros, sin sucumbir al hielo. En este insólito caso, el hielo no lo erosionó, sino que preservó el paisaje. Extrañamente, no ha actuado como una apisonadora, apunta el trabajo, publicado esta semana en la revista Science.

Ayudará a desvelar un misterio

Los científicos creen que el paisaje seguirá siendo una bella durmiente por mucho tiempo, incluso pese al cambio climático. O, lo que es lo mismo, este hallazgo evidencia que la capa de hielo de Groenlandia se ha mantenido durante mucho más tiempo del que se creía, soportando numerosos periodos de calentamiento global.

“Groenlandia era realmente verde hace millones de años, parecía la tundra de Alaska antes de ser cubierta por el segundo mayor cuerpo de hielo de la Tierra”, afirma Paul Bierman, geólogo que ha participado en el estudio.

Groenlandia era verde hace millones de años
El trabajo concluye que el centro de Groenlandia se mantuvo estable, un dato clave para averiguar qué futuro le espera al planeta ante la amenaza del cambio climático. Lo hizo durante tanto tiempo atrás que piensan que la tundra quedará intacta durante muchos millones de años más bajo el hielo, sin que le afecten ni el calentamiento global ni el enfriamiento. Larga vida a la princesa de las nieves…