Groenlandia se derrite
Un bloque de 7 kilómetros cuadrados que formaba parte de un glaciar en Groenlandia, en una zona llamada Jakobshawn Isbrae, se desprendió entre el 6 y el 7 de julio pasados. Las cámaras de la Nasa lo pudieron registrar. Después de este fenómeno, el punto donde el hielo se encuentra con el océano se ha desplazado un kilómetro y medio en un día y está cada vez más lejos de tierra.

Un equipo de investigadores, dirigido por Ian Howat, del Centro de Investigación Polar Byrd, de la Universidad estatal de Ohio, y el director del Centro de Información Geoespacial Antártica de la Universidad de Minnesota, han estado vigilando con imágenes de satélite los cambios de dicha capa de hielo de Groenlandia y sus glaciares. Aunque la citada rotura no es un fenómeno extraño, Howat quiso resaltar que es “un nuevo fenómeno para los científicos” que se produzca en tan pocas horas y con tal claridad. Mientras que Thomas Wagner, científico que participa en el programa cryosférico de la central de la Nasa, ha añadido: “A pesar de que se han registrado rupturas de esta magnitud en el Jakonbshavn y otros glaciares en el pasado, este evento es inusual porque ha ocurrido al final de un cálido invierno que ha hecho que no hubiera más hielo en el mar en los alrededores de la bahía”. Y ha avisado de que, en tanto la relación exacta entre estos eventos está siendo determinada, crece la tendencia hacia la teoría de que el calentamiento de los océanos es responsable de la pérdida de hielo observada desde Groenlandia hacia la Antártida.

Los investigadores basan sus afirmaciones en imágenes proporcionadas por varios satélites (entre otros, Landsat, Terra y Aqua) para obtener una imagen de los cambios del hielo en ambos polos. En los días siguientes a la separación, el equipo recibió imágenes de un satélite digital que mostraba grandes grietas y la formación de brechas. El glaciar Jakobshavn Isbrae está situado en la costa oeste de Groenlandia en y se ha retirado más de 45 kilómetros durante los últimos ciento sesenta años, 10 kilómetros en la última década.

Los científicos calculan que más del 10% de la pérdida de hielo de Groenlandia procede de este glaciar, que, por otra parte, también está considerado como el más grande contribuyente al incremento del nivel del mar en el hemisferio norte.