Guerrillas jardineras
Hay muchas formas de protesta. Algunas son violentas y suscitan el rechazo de lo que puede ser una beneficiosa reivindicación precisamente por el método empleado. Otras son espectaculares, como las que llevan a cabo los activistas de Greenpeace, que, sobre todo, logran el objetivo de aparecer en los grandes medios de comunicación y, por ende, que el público en general preste atención a los problemas del medio ambiente. Pero tras formas de protesta se podrían calificar casi como poéticas, minimalistas. Es el caso de las guerrillas jardineras.

Una guerrilla jardinera reivindica más espacios verdes en las grandes ciudades y, en general, un mayor respeto por el medio ambiente. Su forma de actuación no es otra que plantar flores en lugares de la ciudad donde sólo hay tierra yerma. O incluso en la acera y lograr que, entre los adoquines, brote una flor. Pueden ser considerados una especie de grafitis ecológicos.

Hay guerrillas urbanas que actúan en Nueva York, París, Londres, Bruselas, Dublín y muchas otras ciudades. Estos grupos ofrecen consejos para crear una guerrilla jardinera en tu ciudad:

1. Buscar un terreno abandonado, preferentemente en el propio barrio. Las superficies de tierra o los cubos para plantas inutilizados son lugares especialmente adecuados.

2. Decidir qué es lo que se prefiere plantar pensando que, al principio, es preferible que sean plantas resistentes y con flores de crecimiento rápido para un éxito asegurado.

3. En grupo es más divertido, así que ¡hay que buscar aliados! Hablar, pues, con amigos y vecinos.

4. Después de plantar el jardín (quizá, según el caso, haya que llevar algo de tierra), regar las plantas.

5. En algún caso, se debe proteger el jardín. Por ejemplo, con una pequeña valla que lo proteja de perros y pies humanos.

6. Cuidar el jardín con cariño de abuela: visitarlo regularmente y regarlo.

7. Si no brota o alguien lo destroza, no hay que desmotivarse. Sigue luchando, habla con otros vecinos: seguro que la mayoría encuentra la iniciativa estupenda y la apoyarán.
Guerrillas jardineras