Guía para compras ecológicas

Llevar una vida “verde” también puede ponerse en práctica desde la cesta de la compra. Muchas veces, cuidar el planeta al comprar, nos reporta igualmente grandes beneficios en la economía familiar.

Primer paso: tomarse unos minutos para pensar qué productos adquirimos

Muchas veces, compramos más de lo que necesitamos y muchos de los alimentos pueden acabar en el cubo de la basura si no nos da tiempo a consumirlos. Tanto para ahorrar como para no desechar alimentos, funciona el pensar en un menú semanal y hacer una lista de la compra. Otro de los beneficios es que invertiremos menos tiempo en el supermercado. Además, si ordenamos nuestro frigorífico convenientemente (los productos cárnicos por fechas de caducidad, un estante para cada tipo de alimento…) tendremos todo a la vista y correremos menos riesgo de tener que tirar alimentos olvidados.

Guía para compras ecológicas

Elegir productos locales

Además de estar favoreciendo al mercado autóctono, resulta muy positivo para el planeta elegir productos del país. El transporte de artículos comestibles de un lugar a otro se traduce en grandes cantidades de dióxido de carbono que son enviadas a la atmósfera. Además, seguro que los platos estarán mucho más sabrosos si elegimos productos de la tierra y de temporada.

Evitar el exceso de comida enlatada

Al hilo de la elección de los productos de temporada, siempre será más positivo elegir productos frescos, tanto para la calidad de nuestros menús, como para evitar acumular envases de aluminio o tarros de cristal. Los productos enlatados, aunque resulten más duraderos, generan miles de desechos en el planeta Tierra.

Comprar a menudo en mercados o pequeños comercios

Aunque nos guste la facilidad que nos da comprar en supermercados, muchas veces nos estaremos condenando con esta acción a contar con una variedad menor y los alimentos de mejor calidad no tienen por qué estar en las grandes superficies. Explora tu barrio y entérate de los mercados de frutas, verduras o carnes que ofrecen productos más baratos y frescos, muchos de ellos cultivados por la misma persona que los vende. la tarea de comprar se volverá mucho más entretenida y estaremos contribuyendo a un ahorro en envases.
Guía para compras ecológicas

No utilizar el coche más que cuando sea necesario

¿Cuánto contaminan los coches al cabo del año? Comenzar a minimizar el uso de los automóviles está en la mano de todos y podemos prescindir de ellos en acciones como salir a llenar el frigorífico. Quizá es preferible comprar más a menudo, pero en mercados cercanos a los que podamos ir a pie o, si tu familia es numerosa, en bicicleta. Ir a comprar en este medio de transporte es cómodo (si disponemos de una cesta o similar para transportar las bolsas), nos librará de atascos y no emitirá tanta contaminación. Si esto no es posible, planea quedar con tus vecinas o amigas un día a la semana e ir todas juntas, usando un mismo coche. Ahorraréis en gasolina y la tarea de comprar se hará mucho más amena.

Guía para compras ecológicas

Prestar atención a los productos de usar y tirar

Muchos de los artículos de alimentación o de hogar que usamos a diario son de usar y tirar. Servilletas, pañales, toallitas desmaquilladoras, etcétera. Limitando la compra de los mismos estaremos contribuyendo a su empleo desmedido y podemos también ahorrar con opciones que nos duren mucho más tiempo.

La problemática de las bolsas

Si no contamos con un carro o cesta destinada a hacer la compra, podemos caer en el uso indiscriminado de las bolsas de plástico, que no harán más que estorbar en casa y estaremos contribuyendo a la fabricación de un material no degradable. Con un carro adecuado o una bolsa de varios usos no sólo evitaremos la acumulación de bolsitas de plástico, sino que el transporte hasta la vivienda será muchísimo más cómodo.

Escoger productos con certificados ecológicos, o Bio

A la hora de elegir, conviene guiarse por la preocupación de la marca por el medio ambiente. Cada vez hay más productos Bio o cuya elaboración ha sido respetuosa con el planeta. Ya existen supermercados enteramente Bio, descubre dónde se encuentra la más cercana a tu domicilio. Igualmente, intenta elegir envases con materiales reciclados y reciclables.

Conocer las opciones de Internet

Ya puedes realizar las grandes compras por Internet en portales que prometen unos productos ecológicos y un tratamiento respetuoso con el planeta. No te costará encontrarlos en tu código postal y estarás poniendo tu granito de arena para que tu huella ambiental no resulte tan perjudicial.

Guía para compras ecológicas

Inculca a tus hijos y otros familiares la costumbre de realizar compras ecológicas. Puedes comenzar a medir tu huella ambiental observando el número de envases que usas al mes, intentando que el número de productos frescos sea mayor que el que los enlatados, no desechando comida y comprando las cantidades justas. Afortunadamente, son cada vez más los comercios que prescinden de envasados tóxicos, que emprenden medidas ecológicas, o que proponen un puesto de reciclado in situ para facilidad de los consumidores. Comprar de forma ecológica es muy sencillo y te reportará una serie de beneficios que seguro que acaban mejorando tu calidad de vida.