Higiene bucal natural y ecológica
Por todos es sabido que la higiene bucal y el cuidado de los dientes es uno de los hábitos más importantes en las tareas de aseo y cuidado de la salud. Sin embargo, ¿cuántos de los productos que nos venden son realmente necesarios para llevar un cuidado dental adecuado? Hay muchas opciones y rutinas naturales que no comprometerán el correcto cuidado de los dientes y muchos otros, los que llevan alcohol o añadidos, que, además de dañar el medio ambiente, no son la mejor solución para nuestra boca. Cuidar el planeta también es posible eligiendo los productos adecuados para la higiene dental.

Comencemos por el cepillo de dientes. Muchos dentistas recomiendan cambiarlo cada cierto tiempo para que proporcione un servicio adecuado. Sin embargo, quizá es mejor elegir el apropiado para nuestra boca, con un tamaño, morfología y características adecuados para nosotros. Es decir, a la hora de comprar un cepillo, conviene escoger uno durable y adecuado que nos dure mucho más tiempo, en lugar de cepillos de mala calidad que vayamos a reemplazar asiduamente.

La correcta higiene comienza en la alimentación

La higiene bucal no sólo consiste en limpiar y cuidar los dientes, recordando lavarlos al menos 3 veces al día, sino también cuidar nuestra alimentación. Hay alimentos que manchan y dañan los dientes y otros que son beneficiosos. El café, el té y el tabaco son los mayores enemigos y es por eso que las personas que los toman con frecuencia, suelen presentar más problemas dentales y verán que éstos tienden a amarillearse. Mascar chicle muy a menudo puede, igualmente, estropear el esmalte natural de dientes y muelas, aunque existen chicles sin azúcar y con xilitol, que es un edulcorante natural, que se utilizan para contribuir a la limpieza dental entre horas. En cambio, otros alimentos como la manzana, el apio, las zanahorias y las fresas tienen propiedades beneficiosas para la dentadura. Comienza por modificar la alimentación y la boca estará mejor cuidada. No sólo los azúcares causan caries; también los alimentos ácidos, como la naranja, erosionan el diente, por eso se ha dicho que es bueno lavarse los dientes antes de desayunar, para crear una barrera protectora. Los expertos recomiendan lavarse los dientes una media hora después de la ingesta de alimentos.

Higiene bucal natural y ecológica

Respecto al dentífrico, elige uno que no lleve químicos. Por ejemplo, se ha demostrado su efectividad en los dentífricos hechos a partir de una base de salvia o similares. En muchas tiendas ecológicas y especializadas podrás encontrar el dentífrico que te garantice una limpieza más completa.

Enjuagues bucales hechos en casa

Además de la necesidad de cepillarse los dientes, no sólo con frecuencia, sino de forma adecuada, sin olvidar el cuidado de encías y lengua, conviene enjuagarse la boca de vez en cuando y ayudarse de elixires bucales para hacerlo. No todos los elixires son tan adecuados como otros y, a veces, pueden incluir soluciones perjudiciales para la dentadura. Igualmente, cada vez hay más tiendas ecológicas e incluso herbolarios que venden estos productos, hechos al 100% con elementos naturales. Una de las recetas más famosas utilizada antiguamente es el enjuague que combina 1 taza de agua, una cucharada de bicarbonato de sodio y tres gotas de aceite esencial de menta. Se agita y se puede almacenar unas semanas en un frasco para realizar nuestro enjuague bucal. Sin embargo, no hay que abusar de su uso, sino utilizarlo solo de vez en cuando, combinándolo con otros enjuagues bucales que pueden ser también naturales. Aunque el bicarbonato puede tener propiedades beneficiosas para la boca, los dentistas desaconsejan su uso frecuente.

Higiene bucal natural y ecológica

Otros ingredientes que se usan para estos enjuagues bucales naturales son vinagre de sidra, infusiones de hierbas (menta o romero por ejemplo), clavo o jengibre. También se ha demostrado que masticar limón, por las propiedades blanqueantes de este cítrico, es positivo para dientes y encías aunque, una vez más, no se debe abusar porque es muy ácido. Como truco natural para evitar el mal aliento, está el enjuague que se consigue a base de hervir un trocito de tomillo, añadir una cuchara sopera de sal y dejar enfriar. Esta solución funciona muy bien para prevenir el mal en las encías, puede conservarse durante una semana y convine enjuagarse durante dos minutos una vez por día y después reducirlo a dos veces por semana.

Otro enjuague bucal igualmente hecho en casa y antiséptico (previene las infecciones) se hace con tres cucharadas de vinagre de manzana, tres de agua, una de glicerina vegetal y diez gotas de aceites esenciales, como por ejemplo de canela. Se almacena la mezcla en un frasco pequeño y se agita.

Asimismo, como trucos naturales para blanquear los dientes, se recomienda el frotamiento de los dientes dos veces por semana con trocitos de fresa, o hacer lo propio con la cascara del plátano. La piña es otro de los alimentos blanqueantes y beneficiosos para los dientes, porque contiene una enzima que elimina las manchas de forma natural. Añádela a tu dieta en forma de zumos o en natural y notarás la diferencia. Es mucho más recomendado que los tratamientos blanqueantes con químicos agresivos para nuestros dientes, que pueden dar resultados más inmediatos, pero son más dañinos a la larga.

sonrisa dientes blancos

Recuerda, por último, utilizar hilo dental además del cepillado y el enjuague, no ir a la cama sin pasar antes por el cepillo de dientes y visitar al dentista al menos una vez al año.