Hogar sostenible
Los hogares cada vez son más sostenibles. Tenemos que cuidar nuestro entorno y la mejor forma de hacerlo es la concienciación ecológica dentro de nuestra propia casa. Es una tendencia creciente que se está asentando en gran parte de los países más industrializados, y definitivamente se va a tener que imponer en el resto del mundo.

El objetivo no es solo no contaminar el medio ambiente sino también reducir la huella de nuestra convivencia con la naturaleza:

– Utilizar elementos o productos de limpieza poco agresivos, como bicarbonato de sodio o vinagre.

– Cambiar las bombillas por luces fluorescentes de bajo consumo.

– Reducir el consumo de baterías y todo tipo de pilas, es mejor optar por las recargables. El peligro de se presenta al terminar su vida útil porque tardan muchos años en degradarse y los metales mezclados con el medio ambiente contaminan el agua y el aire.

– Emplear ropa vieja para trapos de limpieza. La reutilización de productos también el consumo y la producción por lo que disminuye el impacto sobre el medio ambiente.

– Comprar productos de empresas con consumo responsable. Cada vez más empresas trabajan políticas de responsabilidad social corporativa con proyectos para la mejorar del medio ambiente. Por otro lado, el consumo de alimentos regionales reduce el impacto de la contaminación que se produce en el transporte.

– Reciclar vidrio, latas de aluminio y papel.

– Aprovechar los desechos orgánicos para hacer compost, una forma natural de reciclar nuestros alimentos.

– Instalar un control termostático a la caldera, radiador y aparato de aire acondicionado. Controlar la temperatura del ambiente correctamente ayuda a reducir el consumo de energía.

– Comprar pisos y muebles fabricados con maderas de árboles de plantación y tapicería de fibra natural.

– Reutilizar bolsas de plástico o de cartón de las compras. Algunas cadenas de supermercados ya están desarrollando planes para dejar de utilizar las bolsas de plástico.