Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
La arquitectura más vanguardista puede ser una herramienta ideal para convertir en realidad los sueños más increíbles a la hora de crear un hogar, verde hogar.

En este caso, vivir en plena Naturaleza sin renunciar a un confort y respeto ambiental es el doble objetivo a cumplir por dos curiosas creaciones. Son obra del A. Masow Design Studio, y al margen de su funcionalidad, vale la pena conocerlos porque, sencillamente, saben y huelen a libertad, …y nos ponen muy fácil soñar despiertos.

Crear una atmósfera creativa, que invite a soñar, es apostar por un hábitat en el que respirar aire puro sea también un acto simbólico. Más allá de la calidad ambiental, de lo mucho que nos lo agradezca el cuerpo, está también esa impagable sensación de libertad…

En ambos casos, volver a la naturaleza significa integrarse con ella, sin dejar de contar con el confort y bienestar que puede brindar un hogar convencional. Son dos conceptos diferentes, pero en realidad también muy parecidos, que juegan con el cristal para conseguir esa sensación de integración en ambos sentidos.

Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
Los muros son cristalinos, y tanto desde adentro como desde afuera parece que es todo un continuo. Casas casi transparentes, moradas que tienden la mano al entorno y éste también lo hace con ellas. Una sensación de hogar, dulce hogar diferente, envuelto en un verde que todo lo ocupa, una apuesta, en fin por la sostenibilidad, el respeto ambiental y la vida confortable e inspiradora en plena naturaleza.

Una cristalina casa en el árbol

La arquitectura de las casas en los árboles encuentra en este diseño una versión única que resulta emocionante. Three in The House puede definirse tanto como una casa en un árbol como al contrario. ¿O acaso esta creación no es también un árbol en una casa?

Al margen de cómo queramos verlo, se trata de un proyecto que supone un concepto de vivienda tan futurista como inspirado en los orígenes del ser humano. No en vano, como primates los árboles fueron fundamentales en nuestro hábitat, ellos fueron nuestro hogar, refugio y fuente de alimento…

Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
En esta ocasión se ha elegido un denso bosque en Almaty, Kazajstán. Aprovechando un pequeño claro que había con un solo abeto, el proyecto lo ha elegido para construir una asombrosa casa en un árbol. No a su lado, sino sobre él.

Como puede verse en las imágenes, se han utilizado una serie de columnas metálicas, paneles de cartón y yeso, pisos de hormigón y madera y fachada completamente cristalina, de techo a suelo. ¿Resultado? Una visión perfecta de la zona boscosa, formando parte de ella al mismo tiempo.

Como aspectos prácticos, se ha invertido unos 225.000 libras, frente a los 625.000 que suelen costar los hogares en la misma zona. Además, se aprovecha a tope la luminosidad, como mirador no tiene precio y, en fin, supone una reinvención de la casa en el árbol.

Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
Tal maravilla la encargó un hombre de negocios de 38 años, apunta Aibek Almasov, arquitecto del estudio. Su objetivo no era otro que encontrar un lugar donde poder poder discutir ideas y filosofar con amigos. Se concibió para convivir con una pareja primando todo aquello que pudiera ayudarles a potenciar su desarrollo espiritual y creatividad.


Un hogar verde y transparente

Otro de los proyectos de este mismo estudio se ha bautizado con el sugerente nombre de Imagine House. También persigue rescatarnos del ambiente asfixiante de la gran ciudad. Y lo hace a lo grande, con la sencillez de los hogares de una sola estancia.

Sin más paredes que el cristal, con un bloque de hormigón a modo de suelo y techo, y madera que se coloca sobre el cristal y ofrece algo de sombra y privacidad. También se han colocado unos paneles solares en el techo y se recoge el agua de lluvia para luego depurarla y así poder usarse.

Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
Este diseño empezó siendo virtual. Primero se modeló con el software 3DS Max y a continuación se creó una imagen realista del proyecto utilizando Photoshop, explican sus arquitectos.

Actualmente se encuentra en una zona boscosa, en la ladera de una colina, que está situada a unos 16 kilómetros de la ciudad de Almaty, en Kazajstán. Es decir, lo suficientemente alejado como para poder disfrutar de la naturaleza y alejarnos del ajetreo de la gran ciudad, pero a su vez cerca como para poder ir y venir.

Hambre de naturaleza

¿Inconvenientes de estas dos creaciones? Los hay, y muchos, no cabe duda. Desde problemas de limpieza o de privacidad por su cristal y carácter totalmente abierto hasta, por ejemplo, suponer un problema para las aves, que podrían chocar a pares contra sus fachadas “invisibles”.

Como concepto, al margen de inconvenientes, por otra parte solucionables con nuevas o futuras tecnologías, estas casas son una apuesta por una vida más saludable para cuerpo y mente. Su valor simbólico es, en realidad, mucho más potente que cualquier otra de sus características.

Hogar, verde hogar: casas de cristal en plena naturaleza
Independientemente de su originalidad, reavivan esa llamada de la naturaleza que la vida urbana va acallando. No acaba de poder hacerlo, sin embargo, y este tipo de iniciativas lo demuestran de un modo tan claro que asusta. Quizá también nos lleva a hacernos muchas preguntas sobre nuestro estilo de vida moderno, tan alejado de la naturaleza.

Algo en ellas resulta mágico y motivador. Sobre todo, cuando se tiene hambre de Naturaleza, una voracidad tan saludable y, por otro lado, común en este mundo dominado por las megalópolis. Cuando la ciudad sigue apresándonos en su selva de asfalto, toda exageración arquitectónica que busca con desesperación la comunión con la naturaleza es poca.

Fotografías: A. Masow Estudio de Diseño.