Hong Kong prohibirá los vehículos más contaminantes
Hong Kong quiere descontaminarse, pero purificar una ciudad tan congestionada, habitada y polucionada por el tráfico no es sencillo, por lo que se requieren medidas igualmente importantes, como la que va a tomarse en breve, y que consiste en prohibir los vehículos altamente contaminantes.

La calidad del aire que se respira en esta megalópolis china es una de las principales preocupaciones de sus gobernantes, y también supone un gran peligro para la salud y el bienestar de sus ciudadanos. Su principal causa no son tanto las fábricas, sino las plantas energéticas que se alimentan con carbón y el enorme parque de vehículos antiguos, contra los que ahora se quiere intervenir.

En concreto, las fábricas no representan un peligro por su cercanía inmediata, si bien hay que puntualizar que la región china de Cantón sí es una de las más industrializadas del mundo, por lo que su colindancia también resulta nefasta.

Reducir las emisiones

En medio de este panorama, aunque se han logrado avances en la reducción de emisiones de procedentes de las industrias del área del río Perla, otra de las amenazas, todavía hay mucho camino que recorrer para atajar la contaminación ambiental de la ciudad.

La medida anunciada limpiará el aire tanto mediante la prohibición de los vehículos más contaminantes como con subvenciones ofrecidas para sustituir autobuses y camiones que utilizan diesel. En total, además de los turismos particulares, se espera sacar del asfalto 121.300 de estos vehículos comerciales o profesionales. También se espera reducir las emisiones de los taxis y del transporte público en general mediante la renovación del parque automovilístico.

En enero se darán a conocer estos nuevos planes de forma pormenorizada, y su aplicación se espera para 2014. Mientras, seguirán aplicándose medidas para evitar el smog, que provoca la muerte prematura de alrededor de 3.000 personas cada año, aunque en realidad de poco, pero que de muy poco, han servido.