Hormigas para predecir terremotos
Supongo que pensaréis que los seres humanos y las hormigas no nos parecemos en nada. Pero no es cierto: esos pequeños insectos tienen un ritmo de vida similar a nosotros, ya que están activas durante el día y duermen por la noche. Sin embargo, esta rutina diaria se ve alterada cuando se va a producir un terremoto.

Este peculiar comportamiento ante el desastre natural puede ayudar a los científicos a predecir con mayor antelación la llegada de un terremoto y, en última instancia, a estar mejor preparados. Así lo cree Gabriele Berberich, de la Universidad de Duisburg-Essen de Alemania.

La hormiga roja de la madera (Formica polyctena), que vive en bosques, cambia de costumbres cuando prevé un seísmo: no descansa por las noches, como es habitual, sino que mantiene una actividad febril hasta que el terremoto ha pasado. Este tipo de insectos construye los hormigueros en sistemas de fallas tectónicas activas. En otras palabras, en zonas en las que los terremotos suceden con mayor frecuencia.

Entre 2009 y 2012 se llevó a cabo un experimento en el que se grabaron más de 45.000 horas de vídeo para estudiar a las hormigas. Antes de un movimiento de tierra, toda la colonia de hormigas excepto la reina va hasta la parte superior del nido, algo que sólo ocurre en ese caso. Las hormigas reaccionaban de este modo con movimiento sísmicos a partir de dos grados en la escala Richter.

Comprender su comportamiento

Hormigas para predecir terremotos
En el experimento también se descubrió que las hormigas reaccionan ante las variaciones electromagnéticas. Analizar el comportamiento de estos insectos supone un paso adelante en la comprensión de los procesos geotectónicos y para diagnosticar los movimientos sísmicos y estar mejor preparados. Los científicos seguirán estudiando estos asombrosos animales que, en ocasiones, ayudan al ser humano, y en otros casos, se convierten en una terrible plaga. Ojalá podamos aprender cómo son capaces de predecir los terremotos.