Huesos de aceituna para mejorar la autonomía de los coches eléctricos
Ya conocíamos el uso de huesos de aceituna como biocombustible para alimentar calderas y obtener así calefacción sostenible. Ahora, un nuevo proyecto pretende usar ese mismo desecho como combustible para los vehículos eléctricos. O tal vez sería mejor decir para mejorar su eficiencia.

Investigadores de la Universidad de Córdoba han creado baterías fabricadas con carbón procedente de huesos de aceituna. Según dichos investigadores, han logrado aumentar al triple la autonomía de las baterías de litio utilizadas en los coches eléctricos. El material procede, además, de los desechos de la industria del aceite de oliva, así que se recupera y aprovecha un residuo.

Según los responsables del proyecto, el carbono procedente de los huesos de aceituna aventaja al grafito, el material que se usa actualmente para fabricar las baterías de litio, en muchos aspectos. La principal ventaja es que conduce mejor la electricidad, lo que permite aumentar la autonomía de los coches eléctricos: se pasaría de los 180 kilómetros de autonomía que se consigue con las actuales baterías a lograr una autonomía de 500 kilómetros.

La clave del proyecto es, por tanto, sustituir el grafito de las baterías de litio por un componente procedente del hueso de aceituna y triplicar la duración de la batería. Por otra parte, es un material de bajo coste, lo que abarataría la producción de las baterías. Las alternativas son el grafito o el carbón obtenido a partir de petróleo, éste último procedente de una materia prima contaminante.

La Junta de Andalucía ha calificado la iniciativa como Proyecto de Excelencia como una forma de impulsar su desarrollo. Por el momento, se han conseguido avances en las pilas de botón como las que usan, entre otros objetos, algunos relojes. Son pequeñas baterías que se recargan en menos de diez minutos.

Menos tiempo de recarga

El objetivo es que, en un año, funcionen con éxito baterías de mayor tamaño. La empresa navarra Jofema se ha asociado al proyecto para lanzar una línea de coches eléctricos equipados con este tipo de baterías que se desarrolla en la Universidad de Córdoba. Además de la mejora en la autonomía, se prevé que el tiempo de recarga se reduzca de las cinco horas actuales a menos de una hora.

Serían las únicas baterías de litio fabricadas en España. El sector duplicará su producción para 2020 debido al aumento de modelos eléctricos que demandan este tipo de baterías.