Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
Se le define de mil maneras, y todas son grandilocuentes. Hyperloop es un transporte terrestre “casi supersónico”, un tren futurista “revolucionario”, con forma de “cápsula levitante” que se desplaza dentro de un tubo a velocidades que pueden alcanzar los 1.200 kilómetros por hora…

Sin embargo, todavía es un proyecto. Un invento que, si bien puede llegar a hacerse realidad, hoy por hoy está en fase de prototipo, aún pendiente de realizar su primera demostración.

Eso sí, se espera que la demostración del nuevo sitema, ideado por Elon Musk, fundador de empresas como PayPal o Tesla Motors, pueda llevarse a cabo este mismo año. Por lo pronto, las primeras pruebas se reailzan en el desierto de Nevada, en Estados Unidos.

Mientras se produce tan ansiada demostración y se sabe más de estas pequeñas pruebas, internet ha enloquecido con los primeros detalles publicados sobre este invento propulsado por energía solar.

Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
Según sus creadores, marcará un antes y un después en el transporte a nivel mundial, y no solo en el terrestre, pues si las cosas salen según lo previsto en muchos casos incluso podría suponer una buena alternativa al avión.

¿En qué consiste el sistema Hyperloop?

Todo lo que conocemos de este peculiar tren de alta velocidad se encuentra en las 57 páginas del informe que Musk difundió a través del blog de Tesla Motors. En él se incluyen detalles sobre aspectos clave para su fabricación y funcionamiento, entre otros la tecnología necesaria y los costes estimados.

Por ejemplo, se sabe que el Hyperloop podrá llegar a los 1.200 kilómetros por hora gracias a su desplazamiento dentro de un tubo, con lo que se minimiza la tradicional fricción entre vagones y raíles.

Al no existir esa fricción que normalmente se produce se consigue en los trenes se logran grandes cosas a nivel de eficiencia energética. Conseguimos que el transporte siga en movimiento durante la mayor parte del recorrido a una velocidad constante durante los primeros 160 km, si bien ésta irá disminuyendo por la fricción.

Aunque ésta sea mínima y se aproveche al máximo su impulso, a la larga hace que la velocidad se reduzca y será necesario volver a dar un cierto impulso. Es así como consigue mantener una velocidad increíble consumiendo muy poca energía. Un combustible que, además, proviene de fuentes renovables.

Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
Según su modelo teórico puede rozar la barrera del sonido (1.234 km/h), desplazándose a 1.220 kilómetros por hora. Es decir, el tren (unos vagones que circulan encapsulados dentro del tubo) se deslizaría sin necesitar impulso extra alrededor de unos 160 km.

¿Por qué es sostenible?

En porcentajes, se precisaría energía extra solo durante el 5 por ciento del recorrido, y ésta se obtendría de la energía solar.

La alimentación del sistema in situ, a través de uas placas solares instaladas a lo largo del recorrido, también supone interesante modo de aligerar la huella de carbono normalmente asociada al transporte del combustible.

A diferencia de otros inventos, como el famoso tren japonés de alta velocidad, éste prescinde de los raíles. Se desplaza dentro de un tubo en el que se hace el vacío. No existe una vía convencional, por lo que más que deslizarse levita, tal y como hacen también los trenes magnéticos.

Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
En consecuencia, el rozamiento es ínfimo. Eso sí, deben darse las condiciones ambientales necesarias para que el sistema de vacío pueda mantenerse a gran escala, lo que plantea numerosos problemas tecnológicos que deberán solucionarse.

Un transporte asequible

Además de no suponer un grave impacto para el planeta, si bien a nivel ambiental y paisajístico podría serlo, Hyperloop es asequible para el bolsillo del pasajero. Según el estudio presentado, un pasaje estaría en torno a los 20 dólares, un precio muy económico considierando que se trata de un transporte de largas distancias.

Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
Sin embargo, el coste del proyecto dista mucho de ser económico. Al menos, como inversión, al margen de su posterior amortización. De acuerdo con el informe, se necesitarían 6.000 millones de dólares para construir dos líneas, ida y vuelta, entre Los Ángeles y San Francisco.

En total, se cubriría una distancia de 550 kilómetros que se tardaría en recorrer solo 30 minutos. Tal y como han previsto sus creadores, serían 40 cápsulas con capacidad para 28 pasajeros cada una de ellas.

Una inversión que, siendo elevada, resulta económica si la comparamos con las estratosféricas cantidades que alcanzan los trenes de alta velocidad que etán barajándose ahora en Esados Unidos, Por ejemplo, el proyecto que, de aquí a 2019, va a unir a las principales ciudades de California alcanzará unos 70.000 millones de dólares.

Hyperloop, un tren casi supersónico propulsado por energía solar
Según Musk, el Hyperloop no podrá competir con el avión supersónico cuando se trate de recorrer largas distancias o en casos casi contrarios, como éste:

El Hyperloop (o algo similar) es la solución para el caso específico de dos ciudades entre las que hay mucho tráfico y que se encuentran a menos de 1.500 kilómetros una de la otra. Por contra, el viaje supesónico en avión sería más rápido y barato para mayores distancias.

¿Pero, y cómo sería viajar en este extraño medio de transporte? Musk asegura que la experiencia resultaría confortable. “El viaje sería muy suave”, explica, pues el interior de los vagones levitaría a muy baja presión, lo que permitiría que las cápsulas o vagones avanzaran suspendidos en el aire. Musk está convencido de que se trata de un proyecto viable que puede conseguir algo nuevo sumando tecnología existente. Muchos grandes inventos se han construido así, a modo de un puzzle. Veremos en qué acaba esto. Lo que no puede negarse es que el futuro puede depararnos grandes cambios respetuosos con el medio ambiente.