Ideas creativas para reciclar platos rotos
Si se nos rompe uno o varios platos, después del disgustillo que suele suponer este pequeño drama doméstico, hemos de decidir qué hacer con él. Tirarlo es la opción más habitual, pero si queremos apostar por el reciclaje, lo tenemos casi casi igual de fácil.

No es un reciclaje muy común, es cierto, pero basta con cogerle el truquillo para hacer manualidades realmente bonitas o simplemente útiles. En este post te damos algunas ideas para que la próxima vez que se nos rompa un plato sepamos qué hacer con él para salvarlo de la basura.

Decorar, hacer llaveros, joyería…

Empecemos por lo más fácil, ese momento fatídico en el que se rompe un plato al que le tenemos mucho cariño, ya sea por pertenecer a una antigua vajilla familiar o, por ejemplo, porque es el plato de nuestra infancia. En estas situaciónes, si recomponerlo es fácil, una opción interesente consiste en hacerlo, sin más. Es decir, en pegarlo cuidadosamente y retirarlo de la cocina. Una vez recompuesto, el plato pasará a ser un elemento decorativo que colgaremos en la pared, junto a otros platos o en una mesa o estantería, apoyado en un soporte. Su valor sentimental lo convertirá en un elemento de decoración maravilloso a nuestros ojos.

Ideas creativas para reciclar platos rotos
Los platos que se rompen sólo en el borde, de forma leve, pero lo suficiente como para descartarlos, también pueden usarse para decorar. Será fácil restaurarlos con una masilla blanca, y también nos serán útiles para el jardín, tal y como veremos en el siguiente epígrafe.

El collage o mosaico , por otra parte, es una técnica estella para el reciclaje de platos, ya sean de cerámica o de vidrio. En primer lugar, hemos de disponer de trozos pequeños, desiguales, con los que decorar superficies, tan extensas como material dispongamos. Nos quedarán perfectos objetos como macetas, marcos de espejo, mesas, paredes… Y también es posible añadir trozos de cerámicas o vidrios de otras piezas de vajilla (tazas, teteras, bandejas, objetos decorativos, etc.), por lo que no han de ser necesariamente platos, ya que previamente troceamos los objetos.

Ideas creativas para reciclar platos rotos
El resultado es precioso, y su técnica muy sencilla. Básicamente, hay que pegar los fragmentos que previamente hemos conseguido, bien utilizando unas herramientas especiales para cortarlos o cubriendo las piezas con un trapo y liándonos a martillazos hasta conseguir todos estos trocitos que necesitamos. Intentemos que los trozos sean lo más planos posibles, y no demasiado pequeños.

Posteriormente, organizamos los fragmentos para colocarlos de modo artístico o aleatorio (ponerlos al azar también queda muy bien), jugando con colores y formas, y los adherimos con pegamento especial para cerámica. Tambié podemos aplicar pastina, una pasta que prepararemos con agua para ligar unos trozos con otros.

En el caso de querer decorar una superficie de obra recién hecha, aprovechemos que el hormigón o el cemento están tiernos para incrustar los trozos, evitando que las esquinas queden hacia afuera por cuestiones de seguridad. Si la superficie no es fresca, simplemente apliquemos la técnica anterior, aunque en lugares exteriores se necesita un pegamento específico.

Ideas creativas para reciclar platos rotos
Si los trozos están decorados o, por qué no, pueden decorarse, cortando trozos con una especie de tenazas especiales o aprovechando algún trozo que tenga una forma que nos guste es posible hacer un sinfín de pequeños objetos. Simplemente habremos de elegir la forma, cortar, lijar si es necesario, perforar y convertirlo en un llavero, un collar, unos pendientes originales y exclusivos. Además, como suelen ser objetos pequeños cunde mucho y podemos sacar mucho partido incluso de los platos más pequeños.

En el jardín

Reutilizar y reciclar platos rotos para decorar y mejorar el jardín es muy interesante. La técnica del mosaico puede ser idónea para revestir paredes, pilares, escalones o las mismas macetas. Con platos rotos completos o cortados por la mitad es posible rodear una serie de plantas, hudiéndolos en la tierra para separa zonas o simplemente para adornar. Y, si el plato se rompe en mil pedazos, o lo rompemos nosotros, también es útil para mejorar el drenaje de las plantas, en lugar de la típica grava. Por último, un plato sirve como tejadito de un comedero para pájaros.