Ideas para reciclar botellas de plástico
El reciclaje de botellas de plástico suele tener altas dosis de creatividad pero, sobre todo, casi siempre resulta tremendamente práctico. Fuente de creatividad e inspiración, las sencillas botellas de plástico pueden convertirse en juguetes, macetas, objetos decorativos, jardines verticales, monederos, cajitas de regalo y hasta en un comedero para pájaros silvestres.

Ya sean de plástico más o menos duro, blanco, transparente, verdosas o de cualquier otro color, las botellas de plástico tienen grandes posibilidades de reutilización con un reciclaje sencillo. Veamos algunas ideas para poder sacarles un buen partido.

Macetas y jardines

En efecto, sin complicaciones de ningún tipo podemos convertir una botella en una maceta, por ejemplo cortándola por la mitad. Cualquiera de sus dos mitades sirve para plantar una pequeña planta, si bien la parte superior será difícil de apoyar, por lo que quedará perfecta colgada en la pared. Si lo preferimos, es posible conservar la botella entera y hacerle una ventanita en la parte central, pudiendo apoyarla en una superficie plana como el suelo o una estantería o, por qué no, colgarla del techo o de la pared junto con otras muchas y construir un bonito jardín vertical.

Reciclar botellas de plastico
Un reciclaje muy original consiste en aprovechar la mitad superior o la botella entera para conseguir un sistema de autoriego. Para realizarlo llenaremos la botella de agua y taparemos la boca con con el mismo tapón agujereado o con una piedra y tela de algodón sujeta con una goma, para finalmente enterrarla ligeramente inclinada cerca de las raíces en una maceta convencional o, por qué no, reciclada con botellas de plástico.

Si no queremos que la botella moleste en la maceta, otra opción es introducir un cordel en una botella llena de agua y hacerlo llegar hasta la tierra para que la planta absorba el agua que precise. Y, en todo caso, siempre que utilicemos una botella de plástico u otros materiales para convertirlos en maceta no olvidemos hacer agujeros para que pueda drenar y no acaben pudriéndose las raíces.

Las botellas de plástico duro agujereadas y luego aplicadas a la boca de la manguera, sujetándolas fuertemente, a ser posible con cinta adhesiva que resista el agua nos permite obtener un mecanismo de riego por aspersión casero pero muy eficaz.

Un mundo de posibilidades

En muchas ocasiones, las botellas de plástico duro permiten obtener mejores resultados que las típicas botellas de agua mineral, pongamos por caso. Si son transparentes, cortarlas conservando buena parte de su capacidad o sólo su base las convierte en perfectos organizadores para objetos o alimentos, como legumbres, pastas, botones, monedas, llaves y un sinfín de pequeñas cosas. Si lo deseamos la parte superior puede servir de tapa.

Ideas para reciclar botellas de plástico
Uniendo dos bases con una cremallera tendremos un monedero ideal para guardar cosas en un cajón o, si lo decoramos pintándolas o pegando pequeños adornos, etc., serán un adorno divertido y original que quedará genial sobre una estantería, escritorio o, por qué no, en el bolso, para así poder llevarlo con nosotros y darle un uso práctico.

Si nos atrevemos, las botellas de plástico son una materia prima estupenda para hacer adornos, desde flores hasta formas geométricas o corazones, por ejemplo. Darles vida dependerá de las ideas que tengamos. ¿Qué tal jugar con los colores, la purpurina, la pintura, cortarlas en espiral, usar rotuladores para dibujarles ojitos o recoger tapones de colores para crear adornos de techo…?

Ideas para reciclar botellas de plástico
Convertir botellas en juguetes es un difícil reto que podemos superar con nota poniendo en marcha nuestra imaginación. Los tapones pueden ser ruedas, las botellas camiones o monstruitos terroríficamente divertidos. Cada botella, su color, forma tamaño… nos inspirará un tipo de juguete. Seamos creativos y ya sólo con eso habremos conseguido realizar una actividad lúdica. Además, los resultados serán geniales, seguro. Más feos o más bonitos, si sirven para jugar, habrán cumplido su objetivo de sobra.