Ideas para reciclar una bicicleta vieja
Puesto que las bicis viejas pueden funcionar como nuevas con una buena puesta a punto, la primera sugerencia que cabe hacer es simplemente sacarlas del garaje o del rincón del olvido volver a ponerlas a rodar. Así de sencillo, sin más complicaciones, reviviéndolas hacemos un gesto eco-amigable por doble partida, tanto al evitar comprar una como, quizá, al animarnos a dejar el coche aparcado y apostar por los medios de transporte sostenibles.

O, por qué no, otra interesante posibilidad es arreglar una bici vieja invirtiendo el suficiente tiempo como para que el resultado valga la pena. Incluso podemos pintarla de un color diferente, que resulte bonito, desde el negro al blanco, rosa o cualquier tono que vaya con la personalidad de esa persona especial a la que luego pensamos regalársela. Bien rehabilitada, una bicicleta vieja puede convertirse en un regalo estupendo, a la par de que ecológico.

Sin embargo, remozarla no siempre es posible o, simplemente, no queremos usarla ni regalarla y preferimos darle otro uso. Por suerte, hay un sinfín de ideas que nos inspirarán y permitirán transformarlas en algo útil. Ya tengamos una o varias bicis sin utilizar, hay un sinfín de opciones decorativas, divertidas o simplemente prácticas para la casa y el jardin entre las que elegir.

Ideas para reciclar una bicicleta vieja
La creatividad no tiene límites, siempre puede haber una nueva idea que salte a nuestra mente, una chispa que acabe siendo un proyecto brillante, ingenioso, sorprendente y práctico o la mar de decorativo. Aún así, no cabe duda de que no sólo hay que tener la idea, sino poder realizarla, por lo que hay que tener en cuenta también nuestras habilidades y herramientas.

Relojes, vallas, lámparas y adornos

Las ruedas pueden acabar siendo unos originales colgantes o relojes con una transformación mínima. En el primer caso, obtendremos colgantes ideales para el jardín colgándolas de un árbol, del techo o de la pared, a la que añadiremos objetos coloridos como los que pueden verse en las imágenes que ilustran este post. O, en el interior de casa, serán un elemento decorativo usados como peculiares paneles en los que colgar nuestras fotos con pinzas, concretamente de los radios.

Los relojes también son una opción relativamente sencilla, ya que sólo requiere colocar las agujas y la maquinaria a ambos lados, en la parte central, por lo que podríamos aprovechar para reciclar también un reloj de pared.

Ideas para reciclar una bicicleta vieja
Transformar una rueda en una curiosa lámpara de araña añadiendo otros materiales reciclados o iluminar sus ruedas con luces LED y colgarlas de la pared o del techo, tanto solas como con la bici completa sería interesante. En estos casos, hay que tener conocimientos especializados para evitar una posible derivación eléctrica a través de la estructura metálica de la bici. Por lo tanto, mucha precaución al respecto.

En el jardín, las bicicletas son un elemento decorativo con gran potencial. Si queremos conseguir los mejores resultados, la bici ha de ser antigua o tener un diseño retro e incluir la típica cestita para poder usarla como macetero, del que colgará precioso una o varias plantas. Eso sí, quizá sea necesario darle una mano de pintura o un barniz especial para que soporten la intemperie de la mejor manera.

Si te atreves, sería posible hacer crecer enredaderas que se enrollen por su estructura o, por ejemplo, cubrirla con musgo crezca el musgo en ella y hacer que luzca toda tapizada con est recubrimiento natural, lo que nos supondrá un mantenimiento. Otras opciones en el exterior consisten en usar las bicis o sus ruedas como vallas.

Ideas para reciclar una bicicleta vieja
Por último, no podemos finalizar este post con vocación verde sin mencionar la posibilidad de transformar una bici en un bicigenerador. Como es sabido, el bicigenerador puede realizarse a partir de cualquier bici con el fin de hacer cosas tan variadas como bombear agua, lavar la ropa, desgranar maíz o generar energía eléctrica.