Ideas para reciclar vasitos de yogur
El reciclaje de vasitos de yogur es un auténtico festival de colores, ideas y posibilidades. A ello contribuye que en el mercado haya muchos diseños de vasito, de uno y mil colores, y también lo divertido que resulta darles una nueva vida, sobre todo utilizando muchas unidades.

Por lo general, son un reciclaje que podríamos llamar coral, pues raramente se recicla un solo vasito, aunque ahí queda el reto, porque el potencial es el mismo, en realidad. Sea como fuere, el reciclaje de yogurs puede ayudarnos a decorar cualquier rincón del jardín o del interior de la casa e incluso ser muy útil en colegios para hacer manualidades o para ordenar el material de los peques.

Muy probablemente, el reciclaje de vasitos de yogur sea uno de los más creativos, todo un reto a la imaginación que está al alcance de todos. ¿Porque, quién no puede coleccionar vasitos de yogur? Si no solemos tomarlos, podemos pedir a algún vecino, amigo o familiar que nos lo guarde y, una vez los tengamos en nuestro poder, simplemente dejémonos llevar por el magín y hagamos algo diferente.

Diversión para los peques

¿Que no hay ideas? No hay problema, mientras haya vasitos, hay mil y una posibilidades. En este post te pondremos sobre la pista para que tu imaginación se active o, por qué no, para que puedas copiar ideas que te gusten. Una simpática sugerencia que encantará a los niños consiste en hacer muñecos colocándoles ojos, orejas y demás o, por ejemplo, coleccionar vasitos de plástico de colores y luego utilizarlos para ponerlos unos sobre otros, en un más difícil todavía.

Ideas para reciclar vasitos de yogur
Del mismo modo que se hacen castillos de cartas, podemos hacer construcciones con vasitos. Si no conseguimos vasitos de colores como el de la imagen, nos sirve cualquier otro. Siempre que tengan el mismo tamaño y forma, serán perfectos para divertirse, y si estamos con ganas de hacer manualidades y no nos gusta su aspecto, forrémoslos con recortes de revistas, retales de tela o viejo papel de regalo.

Decoración y orden en el hogar

Si en lugar de tener vasitos nos hemos hecho con unas cuantas botellitas de yogur líquido, una idea es unirlos sujetándolos con una cinta (ver la imagen que abre le post) y colocar flores o plantar semillas para que broten y así obtener una original jardinerita. Finalmente, cuando crezcan simplemente los trasplantamos a otra maceta o al jardín. Convertirlas en bolos o en muñequitos son otras originales ideas.

Ideas para reciclar vasitos de yogur
Igualmente, los vasitos de yogur nos sirven como semilleros y, ya puestos a darles usos en el jardín, convirtámolos en móviles colgantes usando también otros elementos, como tapones de botellas y cualquier otra cosa que se nos ocurra.

Como organizadores de cajones, los vasitos de yogur no tienen precio. Bastará con colocarlos uno junto al otro, sin más, a ser posible dentro de una cajita o estructura que los mantenga unidos, o encajémoslos a presión. El resultado será perfecto para guardar desde bisutería hasta monedas e incluso calcetines.

Decoración luminosa

La iluminación es otra de las grandes posibilidades que ofrecen los vasitos de yogur. Vaya por delante, eso sí, que todo lo que implique electricidad precisa de conocimientos y precaución y, por lo demás, los vasitos más resultones son los de plástico de colores.

Ideas para reciclar vasitos de yogur
Con ellos podemos hacer auténticas maravillas, como demuestra la imagen superior: desde encajarlos en una simple guirnalda de luces tal cual o hacerlo trabajando cada vasito para convertirlos en lamparitas, hasta atrevernos a hacer una pequeña-gran obra de arte superponiéndolos artísticamente formando una figura, sea o no geométrica. Al ser de un material translúcido se crea una atmósfera muy sugerente.