Ideas para reciclar viejas ventanas
Las viejas ventanas no suelen ser un desecho común, que uno vaya encontrándose, pero sí es cierto que los derribos y reformas están a la orden del día y si andamos atentos fácilmente podremos conseguir alguna que otra. Eso sí, para el reciclaje creativo no siempre valen todas las ventanas, aunque proponiéndonoslo, cualquiera de ellas podría encontrar algún que otro uso.

Si nuestra intención es reutilizar ventanas de todo tipo y tenemos un buen montón, podríamos plantearnos hacer un original invernadero. Lógicamente, sería necesario contar con un pequeño terreno para poderlo ubicar. Su uso podría ser cualquiera, desde tener un espacio de relax para protegernos de la intemperie, en el que descansar, tomar un té o un cafecito mientras leemos o nos echamos una siestecita, pongamos por caso.

Y, cómo no, podría servirnos de invernadero, literalmente, para cultivar vegetales en nuestro propio huertecito ecológico o para tener plantas ornamentales, siempre protegidas, si bien los cristales actúan de lupa y podrían quemar las hojas en determinados climas. Por otro lado, abrir las ventanas será cosa hecha, pues la misma estructura del invernadero se basa precisamente en eso, en sumar ventanas y más ventanas por todas partes: en las paredes, en el techo…

Decoración de interiores

Otra opción, en este caso ya dentro de casa, consiste en utilizar la ventana para esconder algún objeto que deseemos mantener oculto en ocasiones. Las posibilidades son muchas, desde usarlas como puertas de una pizarra para que los niños puedan disfrutar a sus anchas sin que ocupe demasiado espacio hasta, por ejemplo, llenarlas con fotografías y ocultar detrás un poster que permita crear una doble decoración que podemos elegir en función del momento.

Ideas para reciclar viejas ventanas
Tanto en el caso del invernadero como de este tipo de decoraciones en interiores, el resultado será muy distinto según elijamos ventanas de uno u otro tipo, con un diseño más sencillo o historiado (ventanas inglesas), tengan o no sus correspondientes contraventanas. Particularmente, en el caso del invernadero, las de marco metálico serán preferibles y, obviamente, si todas las ventanas son iguales se conseguirá un efecto más uniforme y atractivo.

Un semillero invernadero

Si construir un invernadero nos parece un proyecto demasiado complejo o simplemente no contamos con las ventanas necesarias, existe una alternativa que puede sernos de gran utilidad como semillero y pequeño invernadero (ver imagen que abre el post) en el que luego seguir cultivando las semillas cuando ya son plantas. En este sentido, el invernadero actuará como refugio de las inclemencias del tiempo, pudiendo abrirse las ventanas para que también estén al aire libre cuando sea conveniente.

Ideas para reciclar viejas ventanas
El tratamiento de las ventanas dependerá de nuestras preferencias a la hora de colorearlas, si bien en exteriores será más difícil ser creativos, pues precisarán de un tratamiento especial para resistir la lluvia, el sol y demás factores ambientales. Por contra, en interiores las ventanas de madera pueden adoptar las más variadas formas y ser restauradas de mil y un modos.

Como puede verse en la imagen superior, pueden lograrse resultados espectaculares trabajando la madera para resaltar su aspecto viejo, incluso vetusto, o quizá haciendo todo lo contrario, dándole una buena capa de pintura que renueve por completo su aspecto. El buen gusto puede estar tanto del lado de lo refinado como de lo natural. Abrir una ventana a la imaginación siempre acaba siendo un viaje inesperado que no sabemos dónde nos llevará.

Reciclar una ventana de un modo creativo no suele ser habitual, pero no por ello resulta menos atractivo y funcional. Sólo hay que ver los resultados para enamorarse de proyectos de lo más sencillos. Muy a menudo, abrir la ventana en lugar de tirarla al vertedero es una manera de dejar pasar las mejores ideas. ¡Vayamos a por ellas!