Ideas para reutilizar las pieles de las frutas y verduras
Las pieles de los vegetales son una materia prima interesante que podemos salvar tranquilamente de acabar en la basura, sin miedo a no saber qué hacer con ellas. Muy al contrario, descubriremos que podemos utilizarlas para hacer un sinfín de cosas.

Sí, es cierto, cuesta cambiar el chip mental, pero en cuanto empecemos la evidencia nos ayudará y animará a cambiar nuestra mente. Veamos de qué modo podemos averiguar cómo aprovechar todo su potencial, ya sea para uso inmediato, echándolas a la pila del compostaje con el fin de abonar nuestras plantas o congelándolas para usarla más adelante.

Eso sí, vaya por delante, sin embargo, que lo suyo sería ingerirlas, sobre todo si provienen de un cultivo ecológico, más libre de restos de pesticidas, si bien no todas las pieles se comen, entre otras mejor abstenerse con la piel de la naranja, limones, patatas…

Mil y un usos

La piel de los cítricos es un ejemplo idóneo para quienes nos iniciamos en esto de sacar partido a las pieles de los vegetales. No en vano, naranjas, mandarinas, limas, limones y pomelos están pidiendo a gritos una segunda vida. Son muchas las posibilidades que nos brinda una humilde piel de cualquiera de ellos. Podemos hacer maravillas incluso con un trozo de piel, ni siquiera ha de ser entera.

Hacer infusiones con ellas es uno de los usos estrella: no sólo por los excelentes resultados que se obtienen sino por lo fácil que resulta y su popularidad. Para que nos queda más rica, dejar que las pieles filtren su sabor durante unas horas, colar, añadir miel y guardar en la nevera en un frasco de cristal o en una jarra.

Ideas para reutilizar las pieles de las frutas y verduras
Si tenemos pieles de cebolla, carlota, puerro, etc. lavémoslas concienzudamente y hagamos un caldo de verduras con ellas, quizá añadiendo alguna hierba aromática. Luego podemos congelarlo en porciones e ir utilizándolo para hacer sopas o salsas.

Rallando las pieles de los cítricos, tras dejar secar la ralladura durante tres días finalmente la pulverizaremos y obtendremos un polvo que será perfecto para dar un toque de sabor a postres, magdalenas, galletas o bizcochos. Guardar en lugar seco y fresco.

La limpieza del hogar es otro de sus posibles usos. Aprovechemos el poder desengrasante del limón o, en su defecto de otros cítricos, a ser posible incluyeno algo de pulpa. Será de gran utilida para acabar con la suciedad en la cocina o en rincones difíciles.

Aromatizar con cáscaras de cítricos secas también es posible. Además, podemos hacer un poupourri con otros elementos aromáticos, como el clavo, la canela, la vainilla e incluso añadir algunas gotitas de aceite esencial orgánico. Coloquemos estos ingredientes en un plato o bandejita y lograremos un objeto decorativo que desprenderá un olor estimulante.

Si nuestra mascota hace sus necesidades donde no debe, la piel de frutas puede ser mano de santo. El truco consiste en averiguar qué piel o pieles le provocan aversión y colocarla justo en ese lugar una vez hayamos eliminado los olores con un poco de vinagre diluido en agua. Por lo general, la piel de naranja o limón suelen ser efectivos como repelente y hacerle desistir.

Tintar telas es otra original idea, utilizada desde hace siglos para dar color a los tejidos. Lo conseguiremos haciendo hervir agua con las cáscaras para que tome un color que luego quedará en la tela, que también habremos de introducir en agua caliente. Acabaremos con agua fría.

Belleza verde

La piel de plátano es un aliado de nuestra belleza. Espolvoreemos con sal o con azúcar moreno y frotemos suavemente la piel para realizar un peeling natural. No hacerlo sobre el rostro. Por otra parte, las pieles de manzana, pepino aguacate o naranja son ideales para descongestionar la piel y aportarles una dosis extra de vitaminas.

Ideas para reutilizar las pieles de las frutas y verduras
Apliquemos en forma de mascarila, bien triturando la piel o simplemente extendiéndola por el rostro. En este segundo caso, hacer unos ligeros cortes en la parte de la pulpa ayudará a extraer el jugo. En ambos casos, frotar despacio y evitar el área del contorno de los ojos. Bastará con dejar actuar durante alrededor de diez minutos.