Ideas para un Halloween ecológico
Un Halloween terroríficamente divertido es compatible con una velada que también resulte respetuosa con la naturaleza. Con un mínimo de conciencia ambiental, será mucho más sencillo de lo que quizá pensemos tomar decisiones eco-amigables a la hora de preparar las decoraciones, elegir la iluminación, hacer los típicos dulces, jugar al truco o trato o, por ejemplo, elegir los disfraces.

Además, al margen de que siempre sean convenientes las buenas prácticas verdes, en la Noche de Brujas también se celebran los ciclos de la Tierra, al menos en sus orígenes, que se remontan a hace más de 3.000 años.

Curiosamente, por otra parte, el día 31 de octubre es el Día Mundial del Ahorro, mientras el 1 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ecología, por lo que la noche de Halloween es una suma de ambos. Y, cómo no, un Halloween ecológico también resulta más económico.

Como si de una confabulación de espíritus se tratase, la noche de Halloween nos invita a ahorrar y a poner en práctica gestos eco-amigables. Sin duda, la mejor manera de mantener el planeta y nuestra cuenta corriente más llenos de vida, lejos de los fantasmas de los números rojos y de una monstruosa huella de carbono, respectivamente.

Decoración e iluminación

La iluminación es un capítulo clave para crear una atmósfera tremebunda, idealmente en penumbra, recreando un ambiente de zombies y cementerios, brujas, arañas y demás seres espectrales. Por lo tanto, la oscuridad será nuestra aliada, tanto para crear un ambiente pavoroso como para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, la oscuridad total tampoco es plan, por muy Halloween que sea, por lo que se ha de recurrir a las típicas velas, la famosa calabaza iluminada o lámparas de colores de todo tipo. En este punto, tenemos un sinfín de opciones verdes: aprovechemos las velas antiguas para reciclarlas y crear unas cuantas nuevas, optemos por las LED o bombillas de bajo consumo e idealmente por iluminación decorativa alimentada por pequeños paneles fotovoltaicos.

Ideas para un Halloween ecológico
Si no queremos desaprovechar una calabaza, una opción es colocarle ojos y boca con una simple pegatina y colocarla junto a una iluminación de velas o de lamparillas solares, pongamos por caso, sin necesidad de vaciarla. Después podemos cocinarla de mil maneras para aprovecharla, e incluso utilizar los restos para hacer compost.

O, en caso de vaciarla, simplemente utilicemos la carne para asarla y comerla directamente o, si no nos sale dulce, podemos hacer una rica crema o unos deliciosos bizcochos de calabaza. Pero, sobre todo, huyamos de una decoración sobrecargada, en la que se multipliquen las calabazas, y demás figuras típicas, de mil y un tipos y tamaños.

Ideas para un Halloween ecológico
En efecto, tanto a la hora de decorar la fachada, porche de casa, comedor o cualquier otra estancia, simplemente apliquemos la máxima ecológica de las tres erres: reciclar, reutilizar y reducir.

Pongamos la imaginación a funcionar y hagamos de todos aquellos objetos reutilizables los perfectos aliados para hacer decoraciones recicladas con forma de brujas, murciélagos, calabazas, zombies… O, por qué no, demos un nuevo aire a los objetos decorativos de otros años para actualizarlos. Sin duda, un reto fantástico.

¿Truco o trato?: los disfraces

Del mismo modo que en decoración sería interesante optar por reutilizar y reciclar antes que por caer en el consumismo, también ayudaremos al planeta si el disfraz sale más de nuestra imaginación y armario que tirando de billetera.

Ideas para un Halloween ecológico
Pintarse también es muy típico, y si bien es cierto que pintarse la cara nos ayuda a que cualquier prenda negra pueda servir como disfraz, por otra parte no se necesita un exceso de pintura para conseguir brillantes resultados. Sin ir más lejos, bastará con jugar con el rimmel, exagerándolo sin límites, y con los polvos blancos para que nuestro aspecto sea maravillosamente tétrico.