Impactante denuncia del drama de la deforestación
En muchas ocasiones, la prevención llega tarde, demasiado tarde, y ya no valen los paños calientes. Es lo que ocurre si de la tala de los árboles hablamos o, lo que es lo mismo, del drama de la deforestación, que amenaza a tantos y tantos ecosistemas en el mundo. Otros muchos ya han sucumbido a la destrucción provocada por el ser humano, poniendo contra las cuerdas a especies de animales en extinción, que ven reducido su hábitat de forma drástica.

¿Qué respuesta nos queda? ¿El activismo tiene la suficiente fuerza como para detener este desastre ambiental que está produciéndose a escala planetaria? La revista ambiental Sanctuary Asia ha hecho un intento memorable con su campaña de choque contra la deforestación, en la que muestra a animales salvajes de un modo insólito. ¿Dónde están sus cabezas…? Decapitados, así quedan aves, mamíferos, reptiles y animales de todo tipo cuando su hábitat desaparece.

Su destino va inevitablemente unido al de los árboles, y si acabamos con la cubierta forestal acabamos con ellos. Es decir, nos cargamos la vida en el planeta sin posible vuelta atrás. Éste es el brutal mensaje que la publicación quiere hacer llegar a nosotros. Porque sólo reflexionando, utilizando lo que les falta a los animales de las imágenes, podemos cambiar la actual dinámica y preservar nuestro hogar y el de muchos animales.

Impactante denuncia del drama de la deforestación
La nueva campaña nos advierte sobre las nefastas consecuencias que está teniendo la tala indiscriminada de árboles bajo el lema “When wood go, wildlife goes”, que significa, “Cuando los árboles se van, la vida salvaje se va”. Una realidad palmaria que, sin embargo, tanto nos cuesta tener en cuenta a la hora de tantas y tantas cosas, como consumir determinados productos o exigir leyes que eviten estas terribles prácticas.

Objetivo: hacernos pensar y reaccionar

Las imágenes son chocantes, y precisamente ésta es la intención de la campaña: dar un buen aldabonazo a nuestras mentes dormidas, con la esperanza de hacer llegar a la opinión pública esta idea tan básica como olvidada. Finalmente, la viralidad de la campaña, en la que se ha trabajado a partir de imágenes de Greenpeace, está consiguiendo el efecto deseado: hacer reaccionar a la gente haciéndole ver que por cada tronco de árbol cortado se decapita un animal. O, lo que es lo mismo: la deforestación es un grave problema y cuando se tala un árbol se mata a un animal…

Impactante denuncia del drama de la deforestación
Las cifras también dejan helado. Durante la primera década del siglo, entre 2000 y 2010, más de 100 millones de metros cuadrados de madera han sido cortados ilegalmente. Y la cifra se dispara si además tenemos en cuenta las deforestaciones legales, contra las que tantas veces luchan las organizaciones conservacionistas. Además, no olvidemos que los castigados bosques tropicales contienen alrededor del 80 por ciento de la biodiversidad mundial.

Fundada en 1981 por Bittu Sahgal, Sanctuary Asia es una revista que se financia por sus propios medios, a través de la publicidad y de suscripciones, con un fuerte componente ambientalista. En los últimos años ha ampliado sus actividades a la publicación de libros sobre la conservación ambiental y también tiene una productora de cine asociada, denominada Sanctuary Films, así como una agencia de fotografía. Ambas están también muy comprometidas con las causas solidarias.

Impactante denuncia del drama de la deforestación
En el terreno medio ambiental, a menudo realizan campañas relacionadas con distintos temas conservacionistas y anualmente llevan a cabo distintas iniciativas para galardonar las más bellas imágenes de la naturaleza a través de un concurso de fotos, así como con el fin de reconocer cometidos en favor de los entornos silvestres a través de premios como el “Earth Heroes”, enfocados a reconocer aportaciones en este sentido.