Importaciones de petróleo en Estados Unidos
¡Atención! La producción de petróleo de Estados Unidos alcanzó su máximo histórico en 1970. Pero no el consumo de esa materia prima, que aumentó y aumentó por el modo de vida. Lógicamente, Estados Unidos ha ido aumentando sus importaciones de petróleo de otros países. Hasta que éstas han llegado a suponer dos tercios del petróleo que se consume en Estados Unidos. Sin embargo, en ciertos periodos, la necesidad de importación de petróleo se ha mantenido estable o, incluso, ha caído. En la actualidad, nos encontramos en uno de esos periodos: ahora se consume “sólo” un 49% de petróleo importado.

¿Es que las energías renovables están funcionando a pleno rendimiento en Estados Unidos en los últimos meses? Por desgracia, no es esa la razón de la disminución de las importaciones de petróleo. El cambio en las cifras viene de un nuevo método de hacer el cálculo oficial: ahora no se tiene en cuenta el petróleo que se importa, es procesado y, luego, se exporta como gasolina u otros productos refinados.

Pero también hay que tener en cuenta que, tanto la producción de biocombustibles como el uso de gas natural licuado, han aumentado y, por tanto, se ha frenado la necesidad de petróleo importado. Por último, hay otro factor que influye en el balance de importaciones y exportaciones del petróleo en Estados Unidos: los vehículos recorren menos kilómetros o, visto desde otro punto de vista, gastan menos gasolina. Algunos conductores encuentran el precio del combustible demasiado caro.

El porcentaje de las importaciones de petróleo procesado en Estados Unidos cayo desde el 66 al 62%, un pequeño descenso, por tanto. Con todo, Estados Unidos sigue dependiendo fuertemente de fuentes externas para proveerse de petróleo. El porcentaje de importaciones para refinerías se redujo sólo un 4%.

Estados Unidos sigue dependiendo enormemente del petróleo para su economía y para su modo de vida en general. Y no parece estar invirtiendo lo suficiente en energías renovables. Una economía que depende tanto de una materia prima que va a desaparecer dentro de unos años no es una economía fiable.