Impresionante concierto de piano para salvar el Ártico (vídeo)
Un piano de cola, un célebre pianista y un escenario insólito: los fríos témpanos de hielo del Ártico, ese paisaje gélido, tan puro y níveo que parece quemar la mirada y estremece de pura belleza. En su prístina atmósfera, creando unas imágenes impactantes, un inspiradísimo Ludovico Einaudi ha interpretado una composición realmente especial.

Si las imágenes son elocuentes, su título, “Elegía para el Ártico”, y envolvente melodía, emotiva e intensa, no lo son menos. No en vano, su inspiración a la hora de componerlo, además de contar con la ayuda de sus amigas las musas, ha sido la urgencia de que el mundo entero se una para la protección del Ártico.

Al ir a interpretarlo, ya sentado delante del piano en un entorno tan indescriptible, el famoso intérprete mira al horizonte durante los segundos previos. Lleno su espíritu de una naturaleza tan única que parece querer atrapar con la mirada, al posar sus manos sobre el teclado deja que destile esa inspiración, nota a nota, derrochando talento ante un auditorio sin igual.

Impresionante concierto de piano para salvar el Ártico (vídeo)
¿Osos polares, morsas, focas, delfines, lobos árticos, aves marinas y demás fauna de lugar? Su público es otro: eres tú, soy yo, pero sobre todo son los responsables políticos, esa legión de mandatarios mundiales no comprometidos con su preservación.

El vídeo está lleno de detalles interesantes. Además de lo apuntado sobre los mágicos instantes que son preámbulo de su inefable interpretación, por ejemplo, cada tanto, las paredes del glaciar van deshaciéndose, cayendo en bloque, al compás del triste lamento que brota de sus dedos, logrando un simbolismo poético y premonitorio al tiempo.

¿Qué hace un piano en el Ártico?

¿Pero, qué hace piano en el Ártico? ¿Cómo ha llegado hasta allí, y por qué? La respuesta es sencilla. Del mismo modo que el famoso pianista ha hecho notar su voz por el Ártico, ya son millones de voces las que apoyan la campaña de Greenpeace para salvar esta región crítica del planeta, de cuyo futuro depende también el destino del mundo y, por lo tanto, también el del ser humano.

Impresionante concierto de piano para salvar el Ártico (vídeo)
Su último golpe mediático, viral hasta decir basta, ha colocado un majestuoso piano de cola sobre una plataforma flotante, a la que también se ha subido un pianita comprometido con la salvación de unos ecosistemas tan amenazados por el cambio climático y el consiguiente calentamiento global.

Así que ya lo tenemos, la explicación es así de sencilla …y de complicada si de realizarla se trata. Para llevar la idea a cabo, el barco de la asociación ecologista, el Artic Sunrise, ha trasladado al pianista y a su piano al lugar elegido, en mitad del océano, frente al glaciar de Wahlenbergbreen, en Svalbard, Noruega.


Allí, el prestigioso músico ha dado un concierto para Greenpeace que los activistas han grabado para enseñarlo al mundo, y el resultado puede apreciarse en las impresionantes imágenes y vídeo, una auténtica maravilla que busca sensibilizar sobre la necesidad de proteger el Ártico. Un concierto que apela a la vista y al oído, al corazón y a la razón, y que es mejor escuchar disfrutando cada nota, cada fotograma con los ojos bien abiertos.

Salvar el Ártico con tu ayuda

Greenpeace ha difundido las imágenes y la grabación la víspera de la celebración de la Convención para la protección del medio marino en el Atlántico Nord Este (OSPAR), que se reúne estos días en Tenerife. En concreto, del 20 al 24 de junio se hablará de esta cuestión tan capital.

No es casualidad que el vídeo cierre con una llamada de socorro aludiendo a esta reunión. Su mensaje es claro: “Suma tu voz a la defensa del Ártico” para ejercer presión sobre quienes se niegan a llevar a cabo políticas en favor de un entorno tan frágil, del que todos dependemos:

Esta semana se decide el futuro del Ártico. Ocho millones de personas ya han pedido su protección, pero hay países que no quieren que esto ocurra. Alza tu voz para salvarlo en vocesporelartico.org.

Una situación límite

Los lejanos acordes de un concierto en pleno Ártico resuenan como un eco eterno cuando los comparamos con la fea realidad. La contaminación pero, sobre todo, el furioso ritmo de las emisiones en todo el planeta no cesan, y el deshielo sigue avanzando con más prisa que pausa.

Eso sí, con el telón de fondo del acuerdo global climático, firmado hace nada en la sede de la ONU de Nueva York, tras cerrarse un pacto histórico en la histórica cumbre parisina (COP21) a finales del 2015. Sin embargo, todo sigue en el aire, pues en la práctica el acuerdo no es vinculante y tiene numerosos fallos.

Impresionante concierto de piano para salvar el Ártico (vídeo)
Algunos lo convierten en papel mojado, como el hecho de que los compromisos no sean suficientes para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados, con respecto a los niveles preindustriales. Así las cosas, con el tiempo jugando en nuestra contra y tanto por perder, es fácil entender que desde hace años Greenpeace haya convertido su campaña para salvar el Ártico en su gran objetivo y no deje de hacerlo.

Más allá de la anécdota que supone llevar un piano al Ártico y dar un concierto de piano al mundo sobre una plataforma flotante, al margen de que la estampa sea insólita y hermosa, su mensaje no es menos profundo. Al tiempo, sencillo y claro: salvar el ártico es una prioridad mundial, y si queremos conservar nuestro hogar, hay que empezar por contener el deshielo del Ártico.

Impresionante concierto de piano para salvar el Ártico (vídeo)
Al menos ralentizarlo, y para ello se ha de caminar hacia una sociedad baja en carbono. Otra solución no es posible. Como dice otro de los vídeos más recientes de la campaña de Greenpeace “Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico”. En él podemos ver fotografías simuladas que crean un efecto realista sobre los posibles impactos que ocasionará el cambio climático en el resto del mundo.

Lugares icónicos como Londres, Miami, la muralla china, un bosque ártico, Sevilla o un campo de arroz en Asia conocerían poco menos que el apocalipsis, un pequeño ejemplo de lo mucho que nos jugamos y lo necesaria que es la protección del Ártico. ¿Fantasía, pura especulación? Son fotos inspiradas en las evidencias científicas que muestran los efectos que el deshielo del Ártico podría tener en el resto del mundo. Por suerte, todavía depende de nosotros que ocurra.