Impresora que no usa ni papel ni tinta
Según Aspapel (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón), el consumo de papel en España asciende a 7,2 millones de toneladas. El consumo per cápita, en torno a 170 kilogramos, está todavía muy por debajo de países como Bélgica, Luxemburgo, Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Holanda o Austria, que se sitúan en la franja de 250-300 kilogramos por habitante y año.

Sin embargo, otros datos señalan a España como el único país europeo donde creció el consumo de papel destinado a la impresión, que pasó de 36 hojas, en 2006, a 41 en 2007, mientras que en Europa la media ha descendido de 34 a 31 hojas (según datos de una encuesta realizada por Lexmark Internacional).

Aunque en muchos casos el papel se ha sustituido por las nuevas tecnologías, el fácil manejo del papel, su versatilidad para adaptarse a nuevas aplicaciones y la facilidad de llevarlo consigo hacen que aún sea muy utilizado.

Para reducir el consumo de papel se pueden llevar a cabo algunas acciones: imprimir a doble cara, reducir los márgenes de la impresión y elegir una letra más pequeña, usar el papel adecuado para cada ocasión, reciclar los papeles impresos sólo en una cara, pedir las facturas en formato digital o valorar adecuadamente antes de imprimir un correo electrónico.

Pero la compañía japonesa Sanwa quiere y más allá: no usar papel en absoluto. Esta empresa ha creado una impresora que no precisa tóner ni tinta y es capaz de reciclar su propio papel. Se trata de la impresora PrePeat RP-3100. Gracias a un cabezal térmico, se pueden utilizar una y otra vez unas hojas especiales hechas de papel y plástico. La compañía afirma que se pueden reutilizar unas mil veces. Es decir, que todos aquellos documentos que no se necesiten pueden ser borrados por la impresora para volver a utilizarse.

De momento, su precio es desorbitado (aunque, a la larga, quizá sea rentable al no gastar en tóner ni papel). La PrePeat se comercializa en Asia por unos 4.000 euros al cambio, mientras cada uno de los folios especiales cuestan 2,44 euros.