Incendios en el Parque Nacional Torres de Paine de Chile
El Parque Nacional Torres de Paine, en la región chilena de Magallanes, en el sur del país, está sufriendo terribles y repetidos incendios. Al no ser casos aislados, puntuales, sino que se suceden incendios en distintos días, ha hecho que se critique la falta de experiencia en su prevención, así como el comportamiento de los visitantes. Al menos en tres ocasiones, los incendios has sido provocados por el ser humano.

Uno de los incendios ocurridos ha consumido al menos 300 hectáreas de bosque nativo compuesto por matorral y lenga o roble blanco. Según la Oficina Nacional de Emergencia, en esta zona es prácticamente imposible que el incendio se produzca por causas naturales. En definitiva, un nuevo caso de irresponsabilidad de los turistas.

El Parque Nacional Torres de Paine está situado a 112 kilómetros al norte de Puerto Natales. Al norte, limita con el Parque Nacional Los Glaciares, en Argentina. Es uno de los parques más grandes de Chile y es el tercero más visitado. El 75% de los turistas son extranjeros.

En este último gran incendio, un turista israelí, Rotem Singer, ha sido acusado de provocar el incendio, aunque él lo niega. Las autoridades chilenas han retirado el pasaporte a este turista de 23 años. Además, debe presentarse en una comisaría de Policía una vez a la semana. Singer fue arrestado en Puerto Natales por estar acusado de un delito de negligencia, ya que, según la Fiscalía, había admitido que quemó papel higiénico en el parque nacional.

Mientras, tres de los seis focos del incendio que afecta al Parque Nacional Torres del Paine ya están controlados. El fuego está siendo combatido por unos 550 brigadistas apoyados por cinco aeronaves.

No es la primera vez que los turistas provocan incendios en este Parque Natural. En 2005, un turista checo encendió una fogata que quemó unas 15.000 hectáreas, el 5% de la superficie del Parque. Más recientemente, en febrero de 2011, de nuevo un israelí provocó un pequeño incendio de diez metros cuadrados.