Incendios y política forestal
WWF/Adena ha presentado un nuevo informe sobre incendios forestales en España llamado “¿Recuperando bosques o plantando incendios?”. La organización analiza la evolución de los grandes incendios forestales y denuncia las deficiencias en política forestal. A su vez, demanda un compromiso político a largo plazo con el medio forestal, que representa el 54% de la superficie nacional en España. WWF/Adena concluye que la falta de gestión forestal es la causa principal de que se sigan produciendo grandes incendios.

WWF ha presentado su informe anual sobre incendios en España aprovechando el Día de la Conservación del Suelo. En esta ocasión, la organización afirma que, a pesar de los importantes avances en materia de extinción, los grandes incendios forestales no se han reducido ni en número, ni en superficie total afectada, ni en su tamaño medio. Aunque estos fuegos apenas representan el 0,2% del total de los incendios, arrasan anualmente decenas de miles de hectáreas arboladas, además de amenazar gravemente a la fauna. Además, estos incendios suponen un gran impacto socioeconómico y concentran un gran número de víctimas, incluso mortales, en las tareas de extinción.

La organización subraya que anualmente se producen en España una media de 15.391 siniestros, en los que el fuego recorre 123.442 hectáreas, una superficie similar a la de la isla de Gran Canaria, y que sólo apenas una treintena se escapan a los medios de extinción convirtiéndose en grandes incendios forestales. Por ejemplo, en 2009, en sólo 34 grandes incendios, se quemaron 55.000 hectáreas, el 50% de todo lo que ardió ese verano.

En cuanto a las causas de estos grandes incendios, WWF destaca que el 47% se producen de forma intencionada, el 11% por un rayo, del 15% se desconoce la causa y el resto se deben a negligencias y accidentes, entre los que destacan los causados por líneas eléctricas. Otro dato preocupante que se desprende del informe es que, si bien en el periodo 1994-2007 la superficie forestal se ha incrementado en 1,54 millones de hectáreas, el fuego ha quemado en esos mismos años 2,1 millones de hectáreas, de ellas la mitad, aproximadamente, arboladas.

Según Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España: “Los grandes incendios forestales son el síntoma más evidente de un espacio rural enfermo”. Además, es un problema que acumula una inercia de décadas de abandono del medio rural y “cuanto más tarde en actuarse, mayor será la dificultad de corregir esta situación”.