Iniciativa de Obama para frenar el tráfico ilegal de animales
Se ha hablado mucho sobre la lucha contra el cambio climático que quiere liderar la Administración Obama, pero no es la única iniciativa medioambiental que va a impulsar el presidente de Estados Unidos. Barack Obama quiere luchar contra el tráfico ilegal de vida salvaje, un comercio controlado por mafias y que financia guerras y que amenaza la supervivencia de animales como elefantes y rinocerontes.

Obama anunció la iniciativa en una visita a Tanzania. El presidente de Estados Unidos ha usado una orden ejecutiva de modo que la puesta en marcha de las medidas será más rápida. Establecerá, en primer lugar, un grupo de trabajo para elaborar la nueva estrategia para luchar contra las bandas criminales y para frenar la demanda de marfil procedente de los colmillos de elefante, rinoceronte, así como evitar el comercio de cualquier parte de animales en peligro de extinción.

Según datos de grupos ambientalistas, el comercio ilegal de vida salvaje mueve hasta 10.000 millones de dólares al año. Esta orden ejecutiva del Gobierno de Obama requiere de una inversión de 10 millones de dólares para entrenar a policías y guardas de los parques.

En los últimos meses, tanto el Departamento de Estado de Estados Unidos como Naciones Unidas han declarado el tráfico de animales salvaje como una amenaza para la seguridad. Las redes criminales reclutan cada vez a más gente y los equipan con alta tecnología, como gafas de visión nocturna o rifles de alta precisión y gran calibre. Las milicias rebeldes comercian con marfil y cuerno de rinoceronte para financiarse.

De casos aislados a grupos coordinados que realizan matanzas

Iniciativa de Obama para frenar el tráfico ilegal de animales
Este nuevo plan capacitará a la policía y a los guardas de los parques de Tanzania, Sudáfrica, Kenia y otros países. Después de China y Vietnam, Estados Unidos es uno de los mayores mercados ilegales de vida salvaje. La idea es tratar de aplicar las leyes sobre crimen organizado sobre los cazadores furtivos.

Hace unos años, la caza furtiva eran acciones aisladas y a pequeña escala. En la actualidad, son masacres coordinadas por organizaciones criminales fuertemente armadas. Están en peligro, no sólo elefantes y rinocerontes, sino también grandes simios, tigres, tiburones, atunes, tortugas… La iniciativa de Obama ha sido elogiada por los grupos ecologistas.