Intoxicación por plomo de medio centenar de niños en China
Tres compañías chinas han causado una intoxicación por plomo a un total de 49 niños en Shanghai, según un informe dado a conocer por el propio Gobierno de la ciudad, el mayor centro económico y financiero de China. Para probar el incidente, que se produjo a finales de 2011, se tomaron pruebas de sangre a un total de 1.306 niños que viven en la zona de Kangqiao, en el distrito de Pudong. Se descubrieron elevados niveles del plomo en 49 niños de entre uno y tres años, según indica el informe.

La investigación ha sido realizada por las autoridades medioambientales y sanitarias y muestra que los niños se enfermaron por haber estado expuestos al plomo en el aire, de acuerdo con la misma fuente. El documento vincula el desastre ecológico con una planta de baterías, un fabricante de piezas de coches y una compañía de reciclaje.

Según las acusaciones, la planta de baterías Johnson Controls International Battery, con sede en Shanghai, liberó una cantidad excesiva de plomo en el aire cuando incrementó su producción sin autorización gubernamental. Esta empresa es la principal fuente de contaminación de plomo en la zona afectada.

Pero también se descubrió que el fabricante de piezas de coches Xinmingyuan Automobile Parts usaba plomo en sus líneas de producción sin autorización. Por último, durante la investigación se encontraron niveles excesivos de plomo y de zinc en terrenos cercanos a una planta que recicla artículos y materiales usados. Las tres empresas han detenido su actividad.

El gobierno municipal está trabajando en la elaboración de estándares sobre las emisiones contaminantes de las plantas de baterías, con el fin de evitar que vuelvan a ocurrir incidentes similares en el futuro.

Un informe inicial sobre el incidente se dio a conocer a principios de septiembre, después de que se descubrieron excesivos niveles de plomo en la sangre de algunos niños durante los exámenes médicos realizados antes del inicio del nuevo ciclo escolar de los jardines de niños y de las escuelas primarias. En la actualidad, tres de los niños intoxicados todavía están hospitalizados, según el informe, que señala que sus condiciones de salud han mejorado de forma gradual.