Invasión de medusas obliga a parar una central nuclear
Un accidente se produce porque no se espera, porque no se preveía la situación que lo causa. Esto parece una perogrullada, pero es lo que parecen olvidar los que quieren convencer a la opinión pública de que la energía nuclear es totalmente segura. Siempre existe un riesgo. En ese tipo de energía y en las otras. Se producen vertidos de petróleo, las aspas de los aerogeneradores matan aves, etcétera. Los accidentes existen y negarlo en un gran error.

En las centrales nucleares un accidente puede provenir por un fallo humano, por un desastre natural (un terremoto, una inundación…) o, como ha ocurrido en Escocia, por una invasión de una especie animal. La central nulear de Torness ha tenido que ser parada momentáneamente por una invasión de medusas.

La invasión de medusas no supone ningún peligro de accidente, pero sí ha provocado el cierre temporal de la central nuclear, situada en el este de Escocia, a unos cincuenta kilómetros de la capital, Edimburgo. La planta tiene dos reactores. Ambos cuentan con un moderno sistema de enfriamiento por gas, pero también se usa el agua del mar que pasa por filtros diseñados especialmente para evitar la entrada de algas, peces y mariscos en el circuito de refrigeración. Así, cuando los filtros se obstruyen, tal y como ha ocurrido ahora, los dos reactores se apagan inmediatamente para cumplir con las normativas de seguridad.

Un portavoz de EDF Energy, la empresa operadora de la central, ha señalado que se trata de una medida de seguridad habitual y que en ningún momento ha habido ningún peligro para el público, así como tampoco se han producido riesgos radiológicos o de impacto medioambiental.

Técnicos de la empresa realizan una operación de limpieza, retirando las medusas que obstruyen los conductos de refrigeración y la central reanudará su actividad en unos días. Algo similar ocurrió hace una semana en Japón, en la central nuclear de Shimane, en la que una invasión de medusas obligó a reducir la capacidad del reactor número dos.