Inventan la primera batería solar del mundo
Los paneles fotovoltaicos andaban faltos de su media naranja. Necesitaban su pareja natural, perfecta, es decir, una batería que también fuera solar… Parecía imposible, pero como dice la sabiduría popular, siempre hay un roto para un descosido, y por fin ha llegado. Aquí la tenemos, una célula solar que es al mismo tiempo una batería recargable.

O, como sus propios creadores la definen, investigadores de la Universidad de Ohio State, por fin habemus la “primera batería solar del mundo”, tal y como publican en un artículo publicado en Nature Communications.

Se recarga con luz y aire

Se trata de un dispositivo que es ala vez panel y batería, por lo que la hibridación es total, es decir, no podemos separarlas, pero lo más sorprendente no es esto, lógicamente, sino su manera de recargarse, pues lo hace sólo con luz y aire.

Por un lado, el aire entra en la batería gracias a su estructura en forma de malla solar, que permite tranferir electrones entre el panel solar y el electrodo de la batería, mientras la luz y el oxígeno desencadenan diferentes reacciones químicas que finalmente cargan la batería.

Mientras se carga, la luz incide en la estructura de malla, -pertenece a una clase de dispositivos llamados células solares sensibilizadas por colorante, concretamente óxido de hierro-, para sintonizar la longitud de onda de la luz que captura, creando electrones y éstos descomponen el peróxido de litio en iones de litio y oxígeno.

Por último, el oxígeno se libera y, tras capturar los electrones, los iones de litio se almacenan en la batería de litio como metal y al descargarse, la batería consume el oxígeno del aire y vuelve a formar el peróxido de litio, de un modo cíclico. Su durabilidad es comparable a las baterías comunes que se comercializan actualmente.

Un 25 por ciento de ahorro

A efectos prácticos, el invento supone un claro avance en energías renovables, no sólo por alimentarse de fuentes que lo son, con lo que ello supone a nivel ecológico, sino también para impulsar su popularización.

Según Yiying Wu, líder de la investigación, el hallazgo ayudará a abaratar los costes de la energía renovable alrededor de un 25 por ciento al integrar dos funciones en un sólo dispositivo, pues “actualmente se usa un panel solar para capturar la luz, y luego una batería barata para almacenar la energía”.

También se ganará en eficiencia energética, gracias a la eliminación de la pérdida de electricidad que normalmente se produce cuando los electrones tienen que viajar entre una célula solar y una batería externa.

Y, por supuesto, abre las puertas a nuevos inventos basados en este mismo sistema, que Wu define como “una batería de respiración” que consiste en una célula fotovoltáica capaz de almacenar batería, cuyo funcionamiento, básicamente consiste en “respirar aire cuando se descarga y exhalarlo cuando se carga”.

Inventan la primera batería solar del mundo
Otra alternativa verde que planta cara al litio es una curiosa batería de alfalfa y resina de pino, también presentada recientemente. Se trata de un dispositivo verde y sostenible, biodegradable, por lo que no contamina, y a su vez eficiente.

La crearon unos investigadores de la Universidad de Uppasla, en Suecia, y su fabricación con materia prima vegetal la convierten en un descubrimiento que puede revolucionar el almacenamiento de energía. Si embargo, todavía está en fase de prototipo y se trabaja para mejorar su rendimiento con el fin de ganar en eficiencia.

Tanto ésta como la solar pueden constituyen los primeros pasos en la invención de ecopilas que buscan sustituir a las baterías de litio actuales, difíciles de reciclar, al tiempo que tienen los días contados, pues las materias primas no son eternas.