Inventan una funda de móvil antirradiaciones
La artesanía unida a la tecnología punta puede ofrecer soluciones interesantes para el mundo moderno. Este es el caso, al menos, de la curiosa y, quizás, también revolucionaria funda EM SAFE para teléfonos móviles que acaba de lanzarse al mercado a iniciativa de María Passas Varo, una joven científica andaluza metida a empresaria.

Además de tener un aspecto estiloso y muy colorido, el invento de KOAX Servicios de Ingeniería y Arquitectura (la empresa de la que la joven es presidenta y socia capitalista) promete mucho, ni más ni menos que la reducción casi total de la radiación electrostática.

El objetivo de este tipo de material es minimizar o evitar los efectos cancerígenos del uso de dispositivos móviles, sobre cuyo peligro ya advierte la Organización Mundial de la Salud, así como un sinfín de estudios que, sin embargo, no acaban de establecer una asociación causal directa, pero sí resultan preocupantes o, cuanto menos, inquietantes.

Prevenir posibles riesgos

Así, aunque los campos electromagnéticos que emiten los móviles tan sólo se consideran “posibles carcinógenos”, no cabe duda de que el interrogante que a día de hoy deja abierta la ciencia, a falta de profundizar en la cuestión, es más que suficiente para prevenir.

Precisamente, si este invento cumple lo que promete, su objetivo sería éste, ya que según sus creadores “las fundas EM SAFE evitan más del 99,99 por ciento de la radiación entre el teléfono y el usuario, sin afectar a la cobertura en lo más mínimo”.

Inventan una funda de móvil antirradiaciones
En concreto, las fundas están cosidas a mano y fabricadas con materiales naturales como piel y fieltro de lana, combinados con otros como el nylon y la plata. Además de proteger de radiaciones se trata de un material resistente, a prueba de golpes, incluso, y también impermeable. Por último, puede elegirse entre modelos más desenfadados y otros pensados para profesionales, con un precio que ronda los 20 euros.